• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Yordano confesó en directo sus Sueños clandestinos

El álbum, que circula con el diario El Nacional, fue presentado anoche en una fiesta privada. El cantautor interpretó temas inéditos, pero recurrió a sus hits para el cierre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque estaba concebido como showcase, nombre que se le da a las citas en las que los artistas muestran sus álbumes a la prensa y los colegas, la presentación de Yordano anoche en el diario El Nacional se convirtió en un concierto. El cantautor mostró los nuevos temas y, en el segmento final, complació a aquellos presentes que querían escuchar en directo algunos de sus clásicos.

Sueños clandestinos, disco que comenzó a circular el jueves con el impreso, quedó oficialmente bautizado. “Llueve sin parar” fue la primera en sonar. “Gracias por estar aquí para escucharlo. Estoy con mi guitarra beatle. La que usaba George”, dijo el artista, refiriéndose a su particular instrumento eléctrico de 12 cuerdas, que hace las veces de tres cubano adaptado al rock n’ roll.

“Tierra del sol bendita”, son que remite a los años de “Por estas calles”, le permitió destacar a la percusionista Martha Paredes. Actuaron dos coristas, el tecladista Hildemaro Álvarez, el baterista Nelson Sardá y, como guitarrista y director de la banda, Eddy Pérez. En el bajo no estuvo Henry Paul Díaz, pero sí Rodner Padilla, conocido por agrupaciones como C4 Trío y EnCayapa.
Yordano vistió de negro, con un sombrero y los lentes que caracterizan la carátula de su nuevo trabajo. Con su guitarra acústica tocó “Mi globo azul” y “De otro color”, una canción triste que escribió en Roma, su ciudad natal, que tenía 16 años sin visitar.

La fase siguiente del show fue de altibajos emocionales. Interpretó la melancólica “Un día feliz” y el rock n’ roll “Me voy con ella”; siguió con “La banda de los sueños clandestinos”, mordaz y desparpajada, y luego “Si me preguntaran”, de nuevo en calma y reflexión.

Después de “Siempre la brisa” y “Aire en el fondo del mar”, que ya son hits, debió complacer a sus seguidores y recurrir a su viejo catálogo. Escogió “Locos de amor”, “Por estas calles”, “Manantial de corazón”, “Madera fina” y “Otra cara bonita”, que sacudió a los presentes 90 minutos después del inicio.

Fanáticos premiados

Algunos de los presentes en la fiesta privada que se celebró en Los Cortijos eran lectores ganadores. El más afortunado fue Keith Hernández, un joven que nada tiene que ver con aquel primera base de los Mets de Nueva York. El entusiasta, que hasta subió a la tarima y dio un discurso, ganó un iPod y, por supuesto, la posibilidad de ver al ídolo en directo. En su edición de hoy el diario mantiene el cupón desprendible para comprar –por 70 bolívares– una copia del álbum Sueños clandestinos de Yordano.