• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Wim Wenders recibió el Oso de Honor de la Berlinale

Wim Wenders

Wim Wenders

El director del festival alemán, Dieter Kosslick, aseguró que con ese premio se honra a uno de los grandes artífices del cine de autor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director alemán Wim Wenders recibió ayer el homenaje de la 65° edición de la Berlinale, durante el cual se le otorgó el Oso de Oro de Honor, en reconocimiento a una carrera que ha discurrido tanto en Alemania como en el resto del mundo.

“Pronto cumpliré 70 años de edad –en agosto– y es momento no solo de pensar en lo que he hecho, sino también en lo que tal vez ya no voy a poder hacer”, indicó el cineasta durante la rueda de prensa que ofreció antes de la gala en la que recibió el simbólico galardón y en la que además se proyectó el largometraje El amigo americano, de 1977.

“Con Wim Wenders honramos a uno de los grandes artífices del cine de autor de nuestros días”, expresó el director del festival, Dieter Kosslick.

Nacido en Düsseldorf, en la cuenca minera del Ruhr, Wenders es exponente del cine alemán, pero también uno de los directores del país más internacionales. Ha rodado tanto en Europa como en Estados Unidos, en alemán como en inglés, y es el alma máter y presidente de la Academia del Cine Europea, fundada en los años ochenta como alternativa continental al cine de Hollywood.

La gala de la entrega del Oso de Oro de Honor estuvo enmarcada en el ciclo que se dedica en este certamen cinematográfico al realizador, con películas que incluyen títulos míticos como Paris Texas (1984), El cielo sobre Berlín (1987) y Pina, estrenada en la Berlinale del año 2011.

Además de esta retrospectiva, también se exhibió la más reciente película de Wenders: Every Thing Will Be Fine, un melodrama rodado en 3D –como el documental Pina– interpretado por Charlotte Gainsbourg y James Franco. El filme no fue bien recibido en su estreno en Berlín y el director se vio obligado de nuevo a justificar el uso de la técnica del 3D en esa cinta. “Engrandece la expresión de las emociones”, dijo.

El cineasta se refirió a sus expectativas de llevarse un Oscar con La sal de la tierra, el documental que realizó sobre el fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado. “Estoy preparado para viajar a la ceremonia. Claro que lo estoy. No me la perdería ni aunque estuviera seguro de que no voy a ganar”, bromeó.