• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los Wachowski buscan redimirse en la televisión

La primera temporada de la serie tiene 12 capítulos | Foto Cortesía

La primera temporada de la serie tiene 12 capítulos | Foto Cortesía

Grabada en 4 continentes y emitida por Netflix, la serie combina ideas místicas, espirituales y sobrenaturales a partir de 8 personajes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los hermanos Wachowski trasladan su explorado discurso trascendente a la televisión con la serie Sense8, una producción de 12 capítulos de una hora que podría redimir a los creadores de The Matrix de sus últimos fiascos taquilleros.

Sense8 combina ideas místicas, espirituales y sobrenaturales para dar forma a un thriller que cuestiona los parámetros actuales de relación de los seres humanos y plantea situaciones imposibles que invitan a pensar en Lost, pero con la promesa de que todos los misterios serán aclarados.

"Queríamos hacer una historia que contara que estamos mejor juntos que separados”, aseguró J. Michael Straczynski (Babylon 5), responsable creativo de Sense8 junto con Andy y Lana Wachowski, en un encuentro con la prensa en Los Ángeles. También indicó que el programa no dejará cabos sueltos para no engañar a la audiencia.

La serie se estrenó en Netflix, empresa que la definió como uno de sus contenidos originales más ambiciosos, con un relato que tentativamente abarca cinco temporadas, aunque hasta ahora solo está aprobada la primera.

Los minutos iniciales de la serie muestran a la actriz Daryl Hannah (Blade Runner) en un angustioso estado de trance en medio de una iglesia abandonada y acompañada por el actor Naveen Andrews (Lost), cuyo intrigante personaje susurra a la mujer, de nombre Ángel, antes de que irrumpan allí para darles caza.

“La primera escena marca el tono de la temporada”, señaló Andrews. “Y establece las leyes del universo en el que viven”, añadió Hannah.

Sense8, sin embargo, no se centra en ellos. El peso de la acción se traslada, a partir de ese momento, a ocho personajes repartidos por el mundo que no se conocen entre ellos, pero que de repente están conectados a nivel mental por su extraño vínculo con Ángel.

El rodaje se desarrolló durante más de ocho meses entre San Francisco, Chicago, Londres, Reikiavik, Seúl, Bombay y la capital mexicana, un desafío de cuatro continentes que, dado el argumento, implicó el traslado de todo el equipo a cada una de esas regiones.