• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Vuitton entra en una nueva etapa con Ghesquière

Se trataba del desfile más esperado de toda la temporada de moda, que termina hoy en la capital francesa, tras Nueva York, Londres y Milán

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Louis Vuitton entró este miércoles en una nueva era con la primera colección del modisto francés Nicolas Ghesquière, de líneas estructurales e intención atemporal, que presentó en la última jornada de la Semana de la Moda de París.

"Muy cómodas, funcionales y, al mismo tiempo, bonitas", con estas palabras describió Ghesquière la obra con la que empuja a Vuitton hacia un nuevo periodo de su historia, con la mirada puesta en "lo que la gente lleva hoy en día".

Se trataba del desfile más esperado de toda la temporada de moda, que termina hoy en la capital francesa, tras Nueva York, Londres y Milán, con este relevo artístico y generacional en la dirección creativa de la primera marca de lujo del mundo.

El primer cambio saltó a la vista: nada de espectáculo, sólo moda. En un espacio neutro en el patio del Museo del Louvre, las modelos desfilaron sin estridencias, con prendas de brisas "sesenteras" y mucho cuero.

Parece que la pasarela tiende a la sobriedad, en sintonía con los tiempos que corren, a juzgar por la decisión de Ghesquière de alejarse de los fastos de su predecesor, el diseñador estadounidense Marc Jacobs, quien en sus 16 años al frente de Vuitton había acostumbrado al público a impresionantes montajes.

Jacobs había tenido como misión adaptar y actualizar los códigos de una casa del siglo XIX especializada en bolsas de viaje y ahora Ghesquière cuenta con la confianza del grupo LVMH, al que pertenece la firma, para insuflar a Louis Vuitton su visión de un lujo exclusivo.

Este modisto, que se ha formado trabajando y no en escuelas de diseño, ha tenido una carrera fulgurante: con menos de 20 años entró como asistente en Jean Paul Gaultier y con 26 fue nombrado director creativo de la casa fundada por el modisto de Guetaria (norte de España), Cristóbal Balenciaga (1895-1972), a la que devolvió su esplendor.

Esta aguja adulada por la crítica había demostrado, temporada tras temporada, que su especialidad eran los cortes seguros y los volúmenes estructurados, lo que en la colección otoño-invierno de Vuitton se traduce en faldas en trapecio y hombros esculturales, que dibujan una silueta de reloj de arena, con la cintura ajustada.

En esta primera aparición, tras abandonar Balenciaga en noviembre de 2012, Ghesquière ha mezclado texturas y brillos, colores lisos con estampados de flores, en una colección de tonos tierra, exclamaciones rojizas, incursiones azules y continuidad en negro.

A este primer desfile de la jornada siguió el de la diseñadora china Masha Ma, diplomada de la escuela Central Saint Martins de Londres, con experiencia en la casa Alexander McQueen.

En una nave casi en ruinas, en uno de los epicentros mundiales del lujo, la Plaza Vendôme, Masha Ma presentó una colección de otoño-invierno en el que primó la deconstrucción.

Es difícil describir unos diseños que se salen de un mínimo orden. Aquí, las franjas de tela se cruzan por delante del cuerpo, sin aparente coherencia, los volantes aparecen donde menos se espera y las faldas parecen unidas por casualidad.

Este ejercicio de estilo resulta evocador por cómo unos patrones pueden dar vida a prendas con formas imposibles, incluso para el universo de la moda, que pueden canalizar elegancia y desenfado.

En la Escuela de Bellas Artes, la firma Allude extendió su dominio del cachemir, en medio de reproducciones de obras de arte, como la del púlpito de la catedral de Pisa o la estatua ecuestre de Bartolomeo Colleoni, cuyo original se erige en Venecia.

Las tiras tejidas de este material, cuya base es el pelo de cabra, se entrecruzaron en una retícula tupida o, ya en punto liso, configuraron pantalones de tiro bajo, de tipo pijama.

Las borlas, los cordones y las piezas aparentemente tejidas en un telar parecieron aportaciones rurales a una colección urbana.

Esta última jornada de la Semana de la Moda de París también vio los modelos "oversize" de Hermès y la colección deportiva y acolchada de Miu Miu.