• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Vladimir Vera: “Hacer teatro es un acto de valentía”

Carla Müller, Graziella Mazzone, Valentina Garrido y Candice Wilcox integran el reparto | FOTO MANUEL SARDÁ

Carla Müller, Graziella Mazzone, Valentina Garrido y Candice Wilcox integran el reparto | FOTO MANUEL SARDÁ

El director celebra 10 años de Teatro Forte con De qué hablo cuando hablo de ella, sobre la violencia que sufre la mujer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mujer como universo herido por la violencia es el discurso del montaje con el que Vladimir Vera decidió celebrar la primera década de su compañía Teatro Forte.

Al director le apasiona lo femenino, lo considera sinónimo de fuerza. Y es un elemento que suele encabezar –y definir– sus montajes. “Somos un país machista y tenemos tendencia a ver a la mujer como sumisa, como un objeto sexual. Con este aniversario quería hacer una denuncia para salvaguardarla”, afirma.

Por eso contactó a cuatro dramaturgos: Gennys Pérez, Carlos Be, Pablo Ley y Gustavo Ott, quienes escribieron cuatro monólogos que van de lo etéreo a lo más vivencial. Se desarrollan en una puesta en escena minimalista, definida por el color y le iluminación.

De qué hablo cuando hablo de ella se estrena hoy en la Sala Cabrujas de Los Palos Grandes, con las actuaciones de Carla Müller, Graziella Mazzone, Valentina Garrido y Candice Wilcox.

El monólogo que abre el montaje es Si me pegas te pego (Pérez), en el que una joven deportista, hija del abuso y la ausencia, no tiene guantes ni pera de boxeo, pero sí mucha rabia. Le sigue Perra (Be), que presenta a una ninfómana disfrutada pero juzgada por los hombres. “A veces una mujer tiene que escoger la bofetada que menos duele”, dice.

El eco de las piedras (Levy) se convierte en una reflexión sobre la crueldad humana que conlleva las guerras. La última es Te juro que te mato (Ott), que muestra a una mujer traicionada por el esposo y por la ciudad. El dolor la ha quemado, pero a ella ya no le importa. Y se deja desgarrar por la hora del animal salvaje.

Vera fundó Teatro Forte porque quería una dramaturgia diferente y escenificarla con una estética mordaz. “Me gusta asustar al público, trabajar con la sexualidad, la violencia, temas que aquí son tabú”.

El creador se lamenta de que la escena teatral no haya cambiado mucho. “Han disminuido los presupuestos y se han cerrado muchas salas de teatro. Los directores se están yendo por lo seguro y en cierta forma los entiendo: tienes que pagar una producción. El gremio está muy desunido y no tenemos el apoyo básico ni seguro. Hacer teatro es un acto de valentía”.

Asegura que una compañía teatral sobrevive en el país con paciencia y constancia: “Es algo que uno hace con amor porque lo necesita. Tienes un bagaje de cosas que decir. La crisis es muy grande, cada vez perdemos más actores: o están en varios proyectos o se van del país”.

—¿Cuál es la mayor satisfacción que le da Teatro Forte?
—Trabajar con gente tan valiosa, que se apasiona y se entrega. Soy una persona afortunada.

De qué hablo cuando hablo de ella
Sala Cabrujas, centro comercial El Parque, Nivel C-1, Los Palos Grandes
Funciones: sábado, 7:00 pm; domingo, 5:00 pm
Entrada: 200 bolívares, general; 150 bolívares, tercera edad