• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Luis Carlos Díaz: Vivimos una crisis de medios, no de productores de contenido

El comunicador Luis Carlos Díaz / Leonardo Guzmán

El comunicador Luis Carlos Díaz / Leonardo Guzmán

Para el comunicador Luis Carlos Díaz, los legisladores no comprenden la estructura de Internet. El coordinador del área de Comunicación y Redes del Centro Gumilla advierte que los venezolanos consumen aparatos tecnológicos como símbolo de estatus, pero que estas herramientas pueden permitir el desarrollo de ciudadanos más críticos en un país donde la prensa tradicional está desapareciendo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las discusiones generadas desde la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura en la Asamblea Nacional evidenciaron el conocimiento restringido de legisladores y gestores culturales acerca del potencial de las tecnologías para el desarrollo de los ciudadanos. Luis Carlos Díaz, coordinador del área de Comunicación y Redes del Centro Gumilla y miembro de los consejos de redacción de las revistas SIC y Comunicación, señala que -vista la experiencia de los últimos 15 años en regulaciones sobre el mundo digital- es mejor que la clase política actual (tanto del Gobierno como de la oposición) se abstenga de legislar al respecto y que ya habrá individuos preparados que entiendan bien de qué se trata la plataforma de Internet.

Cita como ejemplo el Proyecto de Ley de Delitos Mediáticos (2009) que, de aprobarse, permitiría censurar "casi cualquier cosa". Añade que en la Reforma de la Ley Resorte (2010) llegó a discutirse en el Parlamento cuál era el lenguaje que debía usarse en Internet o si se establecerían bandas horarias para su utilización, ideas que demuestran que los legisladores no comprenden la estructura de Internet, porque estas ideas suponen que la asumen como "un televisor con teclado". Recuerda que hasta ahora no hay en el país obras censuradas -aunque a muchas les han puesto innumerables trabas- o artistas en la cárcel, pero sí hay cuatro personas que han estado presas por reproducir contenidos en Internet.

Entre los asuntos pendientes de la gestión cultural pública con el entramado digital está la redacción de leyes que entiendan la cultura libre y que, más allá de ser punitivas, incentiven el uso de Internet. Esto comienza con la reforma de algunas que ya existen, como la de delitos tecnológicos, la de cultura y la de responsabilidad social en radio y televisión, que no comprenden las especificidades de esta plataforma. Queda pendiente también un instrumento legal sobre los fondos, archivos y bibliotecas, que permita digitalizar libros, materiales audiovisuales y documentos para ponerlos a disposición de los ciudadanos, no sólo en pdf sino en otros formatos que faciliten la lectura de cualquier persona en cualquier aplicación.

-¿Hay experiencias de gestiones públicas en tecnología que sean exitosas?

-Colombia tiene un Ministerio de Tecnologías de la Información y, además, dentro de su despacho de Cultura hay programas para la comprensión de la cultura digital. En Brasil se investiga para insertar en lógicas de consumo cultural aspectos tecnológicos. Ambos países son vecinos de Venezuela. Aquí estamos rezagados en el desarrollo informático y nos dejamos engañar por la lógica consumista según la cual somos tecnológicos porque compramos celulares de última generación. Pero la tecnología también se asocia a la productividad de un país y en eso estamos rezagados, pues no tenemos buenas redes nacionales ni espacios de creación. Aquí no se tomaron decisiones correctas ni se usa Internet para el apoyo a la cultura. De acuerdo con cifras de Conatel, en Venezuela 46% de las personas tiene conexión a Internet, eso nos pone por debajo del promedio en América Latina. Pero, además, el precio de los celulares es más caro aquí. La compra de un celular afecta más a una familia venezolana que a otra en la región y más bien se convierte en objeto de lujo y exhibición pública.

-¿Es Internet, como sus entusiastas aseguran, una herramienta para la educación?

-Cualquier práctica que implique consumo de contenido es una manera de aprendizaje.

-En el foro acerca de la Ley de Cultura celebrado en El Nacional dijo que, debido a las restricciones del documento, Internet se convertiría en el territorio del desarrollo cultural del país.

-En Internet recibiremos a la gente por la crisis de las plataformas y esto va más allá de la coyuntura venezolana. Vivimos una crisis de medios, no de productores de contenido ni del periodismo. Ni en Venezuela ni en el mundo la industria de los medios es tan rentable como antes, porque las audiencias están dispersas y deciden qué, cómo, cuándo y dónde consumen, en un entorno donde casi todo es gratuito.

-¿Y qué va a pasar con el periodismo?

-Algunos hablan de un "periodismo caviar" y de que la gente va a pagar por contenido de mucha calidad. Se refieren a la configuración de públicos elitescos. Newsweek se pasó al formato web porque, si bien ahora tiene -digamos- 1 millón de lectores en comparación a los 12 de antes y tiene menos influencia, puede autosustentarse con lo que le paga la publicidad enfocada a ese millón de personas y publicar contenido de altísima calidad. Eso es lo que se llama "periodismo caviar". Pero no todos son Newsweek y un montón de medios desaparecerán, no por la crisis de papel o el resquebrajamiento económico y político del país, sino porque es la tendencia mundial.

-En Venezuela, ¿las redes sociales están tomando el puesto de los medios de comunicación?

-Un estudio del Centro Gumilla de consumo cultural, coordinado por Marcelino Bisbal, dice que nuestro país es el único en la región en el que los ciudadanos consumen redes sociales primero para estar informados y luego para entretenerse, cuando se estila lo contrario. Eso se debe a nuestro momento político. Desde 2002, la gente piensa que hay menos acceso a medios de comunicación y a cultura e Internet ofrece abundancia de contenido de cualquiera sea el interés del usuario. Además, como Internet es una plataforma, no es mesurable en los mismos términos que los medios tradicionales, que deciden qué te van a ofrecer.

-¿Qué oportunidades ofrece esto?

-Una ventaja es que la gente pasa ahora más tiempo en estos espacios e Internet permite medir qué están haciendo allí. En el formato del periódico ya publicar es una victoria. Aun si no sabes cuántos ni quiénes te leen, estar impreso era una manera de legitimarte. En Internet no: publicar lo hace cualquiera, lo importante es qué dicen y cuántas personas conversan sobre eso en línea. Allí hay una nueva batalla.

-En Venezuela están enfrentados los dos formatos.

-Debemos aprender a reconocer la autonomía del poder ciudadano y esto le cuesta a todos: desde los productores de contenido tradicionales hasta los consumidores. Las agencias hacen lo que les da la gana, además, lo hacen en espacios donde no hay reglas y esto no cambiará.

Cambios generacionales

Luis Carlos Díaz afirma que la crisis política intervino los rituales de consumo de información. Antes -dice- una mujer de 60 años se levantaba y veía el programa de Chúo Torrealba por Globovisión, porque es una generación acostumbrada a los medios tradicionales; mientras que la práctica de quienes tienen 30 o 40 años es revisar el celular antes de salir de la cama y leer la prensa, si lo hacen, por Internet. "Pero es que la generación de mis padres tiene un problema adicional: les quitaron a Chúo de la mañana, las telenovelas no son lo que eran ni los noticieros están a la misma hora". Además, agrega, no ve a nadie produciendo contenido para esa audiencia.