• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Violette Bule cambia el ocio por clases de fotografía en las cárceles

La artista muestra en Tokio las imágenes que ella y reclusos han registrado en centros penitenciarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de hacer un trabajo fotográfico para la Orquesta Sinfónica Penitenciaria, Violette Bule se sensibilizó con lo que vio en las cárceles venezolanas. Con la idea de apoyar a través de una forma de expresión artística la reinserción social de los reclusos, la fotógrafa empezó a dictar talleres cortos en varias prisiones para motivar a los participantes a cambiar sus vidas.

Hace dos años dio inicio al proyecto piloto y, como pudo –a veces escondida, en ocasiones infiltrada por un profesor o con la ayuda de un pran–, entró a centros como Tocuyito (Carabobo), San Juan de Lagunillas (Mérida), Santa Ana (Táchira), el Rodeo y el Instituto Nacional de Orientación Femenina (Miranda). En cada uno ofreció cursos de 5 días de duración. Les llevó a los estudiantes cámaras desechables y compartió con cerca de 200 presos conceptos básicos de fotografía como la composición. El resultado la sorprendió gratamente: “Fue realmente inesperado porque uno piensa que verá cosas muy duras en las cárceles, pero fue todo lo contrario, encontré cosas maravillosas. Es una herramienta que ha permitido dignificar a la gente que está en los centros penitenciarios. Las fotografías que capturaron son grandiosas. Hay unas que incluso pareciera que se hicieron en otro contexto, ajeno a una prisión, aunque al mismo tiempo ves que se repiten motivos: hay una búsqueda hacia la libertad, el cielo… Son de los mejores alumnos que he tenido”.

Del trabajo de los reos y la artista nació una exposición, De la lleca al cohue (De la calle al hueco), que desde hoy se exhibirá en el Tokio Wonder Site, un centro de arte contemporáneo adscrito a la Fundación Metropolitana de Historia y Cultura de Tokio. En marzo, la muestra llegará al Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

“No esperaba que el proyecto viera luz de esta manera, pero gracias a Helena Acosta, que ganó el concurso curatorial para exponer en el Tokio Wonder Site, es que se lleva la exhibición a ese país. A ella le agradezco enormemente que estas imágenes puedan ser vistas por los japoneses. Además, habrá conferencias y talleres”, señaló la fotógrafa.

Bule desarrolló un sistema de pedagogía para que el programa de fotografía se incluya en los centros penitenciarios como mecanismo de reinserción social: “Todo está listo, lo que hace falta es que el Estado nos apoye, que diga que es pertinente”.

Mientras, la creadora planea seguir impartiendo los talleres como pueda: “Es muy difícil entrar a las prisiones. En un principio entraba con la orquesta, sus miembros me ayudaban clandestinamente, pero ellos atraviesan una etapa difícil, porque no le han dado más presupuesto a la agrupación. Hemos hecho contactos con gente que no son meramente institucionales. Hay otros que también han ideado iniciativas para mejorar la vida de los reclusos, que son personas que están realmente copadas de ocio. Lo más lamentable es que la mayoría son muy jóvenes”.

En sus visitas a las cárceles, Bule ha vivido situaciones tensas. Recuerda que una vez debió abandonar el taller a la mitad porque se produjo una riña. “Los mismos presos te cuidan, me decían: ‘¡Profesora, tiene que salir¡’. A veces, sin embargo, las tensiones se viven justo antes de entrar, te ponen muchas trabas. En cambio, en los reclusos siempre he encontrado disposición. Yo, por ejemplo, soy muy estricta con ellos, no pueden faltar a clases, y si lo hacen no les doy el certificado. Además, todos tienen mi correo y muchos esperan con fe salir de prisión y escribirme para poder continuar los estudios de fotografía”.

Violette Bule
De la lleca al cohue
Tokio Wonder Site, Japón
Inauguración hoy