• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Videos musicales: suma de ingenio, capital y favores  

El director de videos, Carl Zitelmann / Ernesto Morgado

El director de videos, Carl Zitelmann / Ernesto Morgado

Cinco directores coinciden en que para hacer un buen videoclip es indispensable la creatividad y, por supuesto, tener los recursos para darle vida a las ideas. Pero cuando el presupuesto es reducido se puede recurrir a la negociación para sacar adelante los proyectos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Concebir una idea y llevarla a las pantallas es complicado. Que las imágenes se conviertan en el acompañante perfecto de la música lo es más. Sin embargo, la creatividad no es el único ingrediente necesario para que esta unión funcione. Los directores venezolanos de videoclips aprovechan recursos económicos, influencias y hasta recurren a favores para sacar adelante los proyectos audiovisuales de los intérpretes nacionales.

Daniel Durán es un director audiovisual que se destaca por megaproducciones como la de “Lo que no sabes tú”, de Chino y Nacho con el Potro Álvarez, que fue realizado en paisajes de Los Roques, la Gran Sabana, los médanos de Coro y Canaima; o “Me gustas”, de Oscarcito acompañado también por el Potro, que fue grabada en la famosa cárcel de Alcatraz, en Estados Unidos.

“El dinero no se traduce en un buen video. Puede ser muy ambicioso sin tenerlo. Lo bonito es que la gente colabora. Yo he hecho piezas con pocos recursos”, asegura Durán. “Uno de los proyectos más ambiciosos fue el de Chino y Nacho con el Potro. La idea era mostrar a Venezuela y que se viera grande. Pareciera que se invirtió mucho dinero, pero no fue así. El trabajo requirió de un gran esfuerzo físico, pues para abaratar costos cada día filmamos en una locación diferente. Un día estábamos en Los Roques y al siguiente en Canaima”, recuerda.

Miguel Ferrer, quien ha dirigido a artistas como Icarus y Víctor Muñoz, considera que para hacer un video de excelente calidad el presupuesto puede variar entre 30.000 y 70.000 dólares. “Todo depende del concepto. Se puede hacer muchísimo con muy poco, y a la vez se ha hecho muy poco con muchísimo”, dice. 

En este punto coincide Pablo Croce, uno de los profesionales que tiene más tiempo trabajando en este campo y que ha producido la mayoría de sus trabajos en el exterior: “Más que el dinero, lo importante es la creatividad. Sin embargo, para garantizar los estándares de ciertos artistas es indispensable contar con un presupuesto importante”.

Carl Zitelmann, conocido por su estilo experimental en videos de bandas como Viniloversus, Famasloop y La Vida Bohème, dice que por lo general hace videos con muy bajo presupuesto. “Hasta hace dos años los hacía por 5.000 bolívares. Desde 2013 pido que por lo menos paguen los gastos de producción, como contratación de estudios, permisos de locaciones, talento y catering, entre otros. Pero todo depende de la idea".

Zitelmann indica que el más reciente de La Vida Bohème, “La vida mejor”, costó 450.000 bolívares. “Y eso que se logró un descuento en el estudio y en el alquiler de equipos. Siempre hay un costo. Pero si la banda no tiene mucho presupuesto hay que pedir favores y negociar”, expresa.

Para Nuno Gomes, que ha trabajado con artistas como Anaís Vivas y Víctor Drija, este es un trabajo que “se hace con cariño, pero con las uñas”. El realizador también cree que los costos son relativos, de acuerdo con el concepto que se quiera desarrollar. “Los precios que se manejan no son fijos porque depende de la producción. Además, en este país todo va cambiando por el asunto del dólar”.

Gomes revela que “La trilogía” de Drija –integrada por los trabajos audiovisuales de “Amanecer”, “De ti no me voy a olvidar” y “Única” (este último aún sin estrenarse)–, son los videoclips más costosos en los que ha trabajado.

Drija asegura que en ocasiones el material es financiado con las ganancias de sus shows o ventas de discos y que también ha tenido que pedir favores. “Además, en mis videos se hace uso del product placement (técnica publicitaria). Creo que en el futuro las empresas serán las que apoyen a la música”.





450.000

bolívares costó “La vida mejor”, el más reciente video de La Vida Bohème


@sofi_b

sbalza@el-nacional.com