• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Vidas en polos opuestos se acercan en La distancia más larga

La española Carme Elías, ganadora del Goya en 2009, forma parte del elenco

La española Carme Elías, ganadora del Goya en 2009, forma parte del elenco

El filme, que se estrena el viernes en el país, cuenta una historia de reconciliación y dilemas morales entre Caracas y la Gran Sabana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La distancia más larga es una película de extremos. Una mujer quiere rehacer su vida, pero es asesinada por el hampa. Mientras, su madre trata de decidir cómo y dónde acabará la de ella, llena de dolencias a causa de una enfermedad.  

Entre el infortunio de una y el deseo de la otra está Lucas, un niño que, ante la repentina ausencia de la madre, ve en la abuela una salvación. Pero para llegar a ella tiene que escapar de su padre y viajar hasta la Gran Sabana, la última morada que desea la convaleciente mujer, interpretada por la española Carme Elías, ganadora del Goya en 2009 por Camino, de Javier Fesser.

El parque nacional sirvió a la directora Claudia Pinto Emperador para reconciliarse con la vida. Viajó al lugar poco después de la muerte de su mamá, hace más de 10 años. “Me permitió hacer una limpieza y reconciliación. Me dije que algún día tenía que hacer una película al respecto”. Hace poco también falleció su padre.

La cineasta, residenciada en España, entonces empezó a desarrollar los polos de una trama que en su primera parte es asfixiante, con personajes desesperanzados, sin posibles escapes, paranoicos del tránsito y los asesinatos.  

“Por un lado Caracas, con su fuerza que te tira para abajo o te lleva hacia adelante, pero nunca te deja quieto. Por otro está el lugar más calmado del país, la cima del Roraima”, señala la realizadora sobre su primer largometraje de ficción, del que también es guionista.

Cuando apenas era un proyecto, a Pinto le preguntaron si era posible rodarlo en otra parte, pero dijo que no. “Los extremos de Venezuela no los encuentro en España. No los he visto nunca”.


Morir dignamente

Martina, el personaje de Elías, quiere morir en el Roraima, donde desapareció su esposo años atrás. Sabe que le queda poco y no quiere ser una carga para nadie.

Para Pinto, nacida en 1977, es paradójica  la lectura que se hace de la vida en ambos países. “En España, como en toda Europa, la elección de cómo morir es un debate. La muerte digna y la eutanasia están sobre la mesa. Acá no se habla porque la relación con la vida es otra. Estamos pensando en la inseguridad, en cómo sobrevivir”.

La realizadora se reunió en Barcelona con la asociación Derecho de Morir Dignamente para ahondar en lo que piensan quienes toman esa decisión. Quiso ser rigurosa en varios aspectos, desde ese, considerado el más polémico, hasta la localización de sus personajes en las escenas filmadas en Caracas, en las que hay coherencia entre los destinos y los lugares que transitan para llegar. No se verá a un personaje en la avenida Universidad que cruza la calle y llega a Chacao. 

Por el Oscar

La distancia más larga ganó el año pasado el premio Glauber Rocha como Mejor Película de América Latina en el Festival Internacional de Cine de Montreal, uno de los certámenes más importantes de  la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos, al igual que los que se realizan en Cannes o San Sebastián, en el que Pelo malo, de Mariana Rondón, obtuvo la Concha de Oro.

Pinto ha leído que su filme está entre los preferidos para representar este año a Venezuela en la preselección de las cinco nominadas a Mejor Película Extranjera en el Oscar. El 30 de agosto está previsto que se haga la escogencia. “Lo importante es llevar una candidata. Si consideran que es La distancia más larga, pelearemos por eso”, afirma.

Para ella es importante que haya largometrajes galardonados para que sean tomados en cuenta en Estados Unidos durante la competencia por la estatuilla. “Si es Pelo malo, feliz. Si es Libertador, también”.

Además de Carme Elías, el elenco de la película está integrado por Alec Whaite, Malena González, Iván Tamayo, Marcos Moreno y el niño Omar Moya.

El largometraje es una producción de Sin Rodeos Films con apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía.

Pinto le hizo llegar el guion a la actriz española a través de su representante. Elías lo leyó y la llamó por teléfono para aceptar. “Me dijo: ‘Lo he leído. Me encantaría rodar la película. Estoy en el momento ideal para hacerlo y me muero de ganas de poner los pies en el suelo del Roraima’. Más o menos fue así. Me acuerdo casi textual porque me emocioné mucho”, detalla Pinto, quien trabaja en otra historia vinculada al país. “Siempre que escribo termino en Venezuela. Hay tantas cosas que pasan, tanto movimiento, que siempre se me vienen cosas a la cabeza”, agrega la directora que en 2002 se fue a España para estudiar en el Centro de Guionistas García Berlanga de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo.

Anteriormente trabajó en el país, en Bolívar Films y Cinesa. En el año 2001 estrenó Una voz tímida en un concierto hueco, que ganó como Mejor Cortometraje en el Festival de Cine Latino de Los Ángeles.