• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Venezuela y Estados Unidos dialogan a través del pop art

Rolando Peña expone varias piezas, entre ellas El barril encontrado (1975) | Foto: Manuel Sardá

Rolando Peña expone varias piezas, entre ellas El barril encontrado (1975) | Foto: Manuel Sardá

El Centro Cultural BOD-Corp Banca presenta una muestra que reúne las obras más representativas de artistas de las dos naciones, entre ellos Andy Warhol, Robert Rauschenberg y Rolando Peña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una época de euforia artística, en la que se buscaba romper con lo establecido, con la rigidez del arte clásico y de la abstracción, un grupo de creadores estadounidenses bebió del pop art, un movimiento que aunque nació en Inglaterra a mediados de la década de los cincuenta fue adoptado como propio en esa nación. Allí vivió su resplandor, especialmente en los años setenta, cuando reinaba la música de Los Beatles y Los Rolling Stones.

Venezuela, al igual que países como Italia y España, lo acogió y lo reinterpretó a través de un grupo de artistas que encontró en ese arte figurativo una forma de reflejar la cultura y la idiosincrasia nacional.

Los vínculos entre los exponentes de ese movimiento en Estados Unidos y en Venezuela se muestran desde el miércoles en una exposición histórica, Pop art y figuración, que es posible gracias a coleccionistas privados y públicos del país que prestaron sus obras para exhibirlas en el Centro Cultural BOD-Corp Banca.

“Lo que se hizo en Estados Unidos fue decisivo en la construcción del arte contemporáneo en el siglo XX, especialmente el pop art, que articuló el imaginario de esa nación y el de otras, porque es uno de los movimientos de mayor universalidad. Me gustó también mucho este proyecto porque la figuración actualmente ha sido un poco relegada como proceso creativo con el avance del arte conceptual, de los nuevos medios y de la fotografía. Es una manera de que la gente se acerque nuevamente a ella”, expresa la curadora de la exhibición, María Luz Cárdenas.

La mayoría de las piezas data de la década de los setenta. Un cuadro de Robert Rauschenberg, la Girlie de Larry Rivers, el clásico Love de Robert Indiana y la Fumadora de Tom Wesselmann conviven con Las siete potencias de Rolando Peña, la escultura Pareja de Marisol (Escobar), La monóxida Lisa de Pedro León Zapata y la pintura Laura es modelo de primera de Jacobo Borges. De esa manera las iconografías de ambos países dialogan, así como lo hace la bandera estadounidense de Jasper Johns con el tricolor nacional de Margot Römer.

“El pop art en Venezuela fue muy importante porque fueron artistas que introdujeron nuevas ideas y conceptos. No solamente con Rolando Peña y Marisol –que fueron los precursores del movimiento en el país y que además vivían en ese momento en Nueva York–, sino con otros creadores como José Campos Biscardi, que innovó con el surrealismo pop al narrar costumbres o incluir a las misses en su pintura, o Nelson Moctezuma, que reinterpreta el campo del cómic y le agrega figuras políticas como la de Juan Vicente Gómez”, explica Cárdenas.

En la exhibición se incluyó el icónico barril de petróleo de Peña, presente en su cuerpo de trabajo desde 1975 y que usa con la misma intención que tuvo Andy Warhol con la imagen Marilyn Monroe o de la sopa Campbell. “Lo bueno del pop es que creó una simbología, que se sincroniza con la cultura; busca acercar más a la gente al arte a través de la representación figurativa e, incluso, satírica”, señala el artista, conocido también como el Príncipe Negro (apodo que le colocó el mismo Warhol cuando compartieron en el estudio The Factory en Nueva York).   

La muestra también reúne piezas de la primera generación post pop, tanto en Venezuela como en Estados Unidos, elaboradas por creadores nacionales como Carlos Zerpa y Meyer Abisman y estadounidenses como Kenny Scharf y Jeff Koons.


Pop art y figuración. Estados Unidos-Venezuela

Sala de exposiciones del Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana

Horario: martes a domingo, de 10:00 am a 5:00 pm

Entrada libre