• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las Vegas fue una fiesta para ganadores y perdedores

Mariana Vega: Grammy en mano

Mariana Vega | Foto EFE

Joan Manuel Serrat prefiere no decir en público los hechos de su vida que le gustaría volver a vivir

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Hey, ayer ganó una venezolana en los Latin Grammy. Una muchacha joven que se llama Mariana Vega", dice una de las empleadas de una tienda del MGM Grand Hotel al notar el acento venezolano de quien entra.

La cantante sonríe en su habitación al escuchar la anécdota. “¡Qué emoción! Es impresionante la plataforma. Voy a pasar a saludar cuando pase por ahí”, dice la ganadora como Mejor Nuevo Artista.

Está “encuevada”. No ha dormido desde la noche de la ceremonia. Fue a las fiestas que organizaron Warner y Sony. “Durante la gala estaba nerviosa. Cuando nombraron a los nominados, antes de mí dijeron Juan Pablo Vega. Temía pararme equivocadamente por confundirme por los apellidos”.

En el cuarto, ubicado en el piso 30 de una de las torres del hotel, no está el gramófono. La Academia de la Grabación solo se los da en la ceremonia –que fue transmitida por TNT– para que se tomen fotos y demás parafernalia. Luego se los enviarán por correo. “Me entretuve y empecé a caminar por los pasillos con el premio hasta que la gente de producción me lo pidió”.


Luego de la premiación, los venezolanos nominados —ganadores o no— se dispersaron. Eran varias las fiestas privadas a las que estaban invitados el jueves en la noche. Carl Zitelmann tardó un poco en ir a una. Primero fue a jugar a la ruleta en el casino del MGM. Estaba con Rudy Pagliuca, Samantha Dagnino y César Elster, manager de La Vida Bohème. Fue otro de los ganadores de la noche por Flamingo, que obtuvo Mejor Video Musical Version Corta. “Cuando me envíen la estatuilla se la entregaré a mi madre, que siempre me ha acompañado”.

Por los momentos está concentrado en su primer largometraje. El guion está listo. Es la adaptación de Un vampiro en Maracaibo, del escritor Norberto José Olivar. Lo presentarán al Centro Nacional Autónomo de Cinematografía.

Los venezolanos ganadores del Latin Grammy en el renglón de Mejor Ingeniería de Grabación se separaron todos. Buena parte fue a la celebración que se realizó en el MGM, junto con los integrantes de C4 Trío.

Jorge Luis Chacín iba a la fiesta de Sony. “No ganamos, pero estoy feliz. Mi disco está entre los mejores del año. Por un momento pensé que iba a ganar. Me sentaron tan adelante que creí que iba a estar entre los vencedores”, comentó el músico venezolano.

Carlos Vives era uno de los que se esperaba que estuviera entre los invitados al festejo organizado por Sony.

En el encuentro con la prensa, el artista colombiano ratificó su visita a Venezuela el 18 de diciembre en Caracas y el 20 a Maracaibo. “Claro que voy. Eso no me lo pierdo. Le debo mucho a ese país”, aseguró.

Si las preguntas a Vives fueran demasiadas, el encuentro con Joan Manuel Serrat pudo haber durado horas. Aunque fueran casi siempre las mismas, pero con otras palabras, el español respondía con amabilidad y paciencia. Alguien le pidió que enumerara momentos que le gustaría repetir en su vida. “Si los digo, no los podrán publicar. Además, comprometería a mucha gente que no está acá”, afirmó quien fue homenajeado por la Academia de la Grabación como Persona del Año.

Enrique Iglesias no asistió, pero fue el que obtuvo más premios: tres. En el casino del MGM Grand Hotel, un grupo de estadounidenses esperaba encontrarse al español en los pasillos. “¿Ese es Enrique Iglesias?”, preguntó uno cuando vio que unas personas rodeaban a alguien.