• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Vasallos de Venezuela exaltan la tradición sin omitir la violencia

Rosmary Rondón, Juan Carlos Rico, Rita Vaamonde y Jesús Rondón son de los miembros con más trayectoria en el grupo | Foto Manuel Sardá

Rosmary Rondón, Juan Carlos Rico, Rita Vaamonde y Jesús Rondón son de los miembros con más trayectoria en el grupo | Foto Manuel Sardá

Separada de la Fundación Bigott, el grupo comienza un ciclo en el que se ha propuesto llegar a la juventud

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Purezas que se resecan y flores que crecen con el llanto son algunas de las frases que se escuchan en “Cuitas de la soledad”, la quinta canción de Crepúsculo y aurora, primer disco que edita Vasallos de Venezuela sin la Fundación Bigott.

La pieza evoca una imagen de ausencia, deseo, olvido y melancolía en la adversidad. Una playa alumbrada solo por la luna, la compañía que se les arrebató, un canto de martirio con la belleza de unas voces que buscan tranquilidad y que registran intérpretes como Mónica Reyes, Betsayda Machado, Heidy Olivier y Nereida Machado.

“Con esa composición enviamos un mensaje claro sobre la violencia de género. Hablamos de las mujeres que se van quedando solas por este problema, esperanzas vanas”, asegura Jesús Rondón, director musical y miembro de la agrupación desde hace 25 años.

El octavo disco de Vasallos de Venezuela es ambivalente en sentimientos. Comienza con júbilo, al ritmo de un calipso que busca exaltar las bondades de una región tan amplia en geografía como en costumbres. Es el “Homenaje a Guayana”.

Es un álbum que retumba en jolgorio, pero sin evocar exclusivamente los instintos primarios de la fiesta. Los músicos exaltan tradiciones de cada región y la relación emocional de quienes escuchan. Los tambores de Falcón, por ejemplo, se acentúan cada vez más hasta parecer que van a romper el cuero, bien sea veleño, coreano o de Cumarebo, del cual hacen una locuaz distinción.

Quieren marcar distancia. Ya son tres los años que han pasado desde que dejaron de llamarse Vasallos del Sol. “Aún hay gente que desconoce que ya no formamos parte de la Fundación Bigott, quienes registraron ese nombre”, cuenta Jesús Rondón, quien afirma que hasta en la radio se confunden cuando los entrevistan. Su cara denota molestia cuando lo recuerda.

En este nuevo ciclo quieren ser menos puristas. “Pretendemos dejar la ortodoxia con una música más digerible para la juventud, con un formato menos complejo”, indica Rondón. Canciones como “Días de gloria” o “Así me sale quererte” buscan ese propósito con letras más comerciales, listas para ser transmitidas por radio.

Crepúsculo y aurora recompone con la ilusión una realidad. Con el canto también se habla de una Caracas apacible, de brisas que recuerdan el paso del tiempo, un amor que solo se mantiene en la memoria. Entre los invitados de la producción están Francisco Pacheco y Trina Medina, quienes cantan en “Si yo fuera”.

Mañana presentarán el álbum con una serie de actividades que comenzarán a partir de las 9:30 am en la Sala Experimental del Centro Cultural Chacao. Primero habrá talleres de danza, con preponderancia del calipso. Luego, a la 1:30 pm, habrá talleres de canto y percusión. A las 4:30 pm será el bautizo del disco.

Crepúsculo y aurora
Vasallos de Venezuela
Sala Experimental, Centro Cultural Chacao
Mañana, de 9:30 am a 5:00 pm
Entrada libre