• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Uslar Pietri defendió la iniciativa privada

Luis Xavier Grisanti / Williams Marrero

Luis Xavier Grisanti / Williams Marrero

El economista Luis Xavier Grisanti recordó la vigencia de la visión sobre el petróleo del caraqueño y sus coetáneos Adriani y Egaña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ni un capitalismo salvaje sin reglas ni un socialismo que aniquile toda iniciativa privada. Hace 75 años, cuando participó en la fundación de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela, Arturo Uslar Pietri se dirigió de manera profética a la Venezuela de 2013: “Nuestra vida económica no es sino un reflejo de la riqueza del Estado. La cuestión vital para los venezolanos no es saber si el Estado debe o no intervenir en la actividad económica, sino crear una vida económica propia y creciente”.

El pensamiento económico y petrolero del humanista caraqueño fallecido en 2001, de cuyo nacimiento se cumplirán 107 años el jueves, fue repasado por Luis Xavier Grisanti, profesor de la UCV y la Universidad Simón Bolívar. La conferencia Un Modelo de Desarrollo para Venezuela, dictada el sábado en la Fundación Casa Arturo Uslar Pietri, mostró la estrecha vinculación entre las visiones del conductor del programa de televisión Valores Humanos y sus contemporáneos Alberto Adriani y Manuel Egaña, que derivaron hacia la economía social de mercado, equidistante del liberalismo clásico y el colectivismo soviético.

Siembra de ciudadanos. Acerca de su inmortal recomendación de “sembrar el petróleo”, frase publicada por el entonces jefe de Estudios Económicos del Ministerio de Hacienda en un editorial del diario Ahora, en 1936, Grisanti enfatizó que la principal preocupación de Uslar era la “siembra de ciudadanos”: “El joven estadista muestra dos conceptos perfectamente claros: el petróleo es una activo que se está liquidando sin reemplazarlo. Y si no se transforma en otro activo de capital, se está destruyendo la economía”.

“Nuestra verdadera ata de independencia -señaló en el histórico editorial el autor de Materiales para la construcción de Venezuela- será la creación de una economía reproductiva y progresista”. De lo contrario se corría un grave peligro: “Hacer de Venezuela un país improductivo y ocioso, un inmenso parásito del petróleo, nadando en una abundancia momentánea y corruptora”.

Grisanti advirtió que aunque la Venezuela de 2013 no ha superado la denominada “maldición de los recursos”, con exportaciones petroleras que ascienden a aproximadamente 95% de los ingresos totales de la nación, queda espacio para el optimismo: “No podemos ser fatalistas cuando la sociedad del conocimiento ofrece tantas oportunidades para el siglo XXI. En palabras de Arturo Uslar Pietri: ‘Yo no soy pesimista. No hay derecho a ser pesimista en un país tan lleno de posibilidades materiales y donde la planta hombre nunca ha dejado de florecer con vigor”. 







acorreia@el-nacional.com