• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Última entrevista que Simón Díaz concedió a El Nacional

En 2006, el maestro contó sobre su experiencia al cantar en el Carnegie Hall de Nueva York. “Cuando yo me vaya de esta vida, de este mundo, ellos van a seguir cantando mi música”, dijo, en relación a las versiones que músicos jóvenes hacen de sus temas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apenas llega de la gira que lo llevó por Estados Unidos y Canadá, pero en su conversación la palabra que más se escucha es Venezuela. Afirma que se moría de ganas de cantar otra vez aquí, y por eso hoy realizará un concierto en homenaje a las madres Trata de quedarse con su liquiliqui beige y su sombrero, pero el sofocante calor de la ciudad, a pleno mediodía, hace que antes de hablar vaya a cambiarse el traje que lo ha acompañado durante tantos años.

Tío Simón comienza la conversación con la advertencia: "Si me vas a hacer un reportaje y me echo cualquier equivocada, por la edad que tengo, bueno, tú me arreglas, oíste?". Un pedido que enseguida se demuestra innecesario. A sus 76 años, quizá las palabras no llegan como torrente a sus labios, pero al hablar de música no hay jugada que le haga la memoria, quizá porque cada episodio de su vida se hizo canción, cada recuerdo está impreso en los más de 200 temas que ha compuesto y cantado durante casi 60 años de trayectoria artística.
La voz del poeta del llano se escucha a ratos tenue, a ratos enérgica, pero cuando hace incisos en la "conversa" para entonar algún canto, parece que estuviera cantando el mismo Simón que en los días de su niñez se paseaba por su natal Barbacoas con el tarareo incesante del "Toma, torito, toma" del Chato Ortín, o el mismo que una noche cualquiera, de ésas en las que el destino le guiña el ojo a la suerte, entrara a improvisar en la Orquesta Siboney.

Aunque ya no es "novillo", al cantor se le iluminan los ojos cuando dice que únicamente aspira, como se escucha en su famosa "Tonada de cabestrero", a seguir "cantando su copla en la madrugá" para poder representar a Venezuela. Con su hablar cantadito, dice que llevar parte de la música venezolana a otros rincones del mundo es lo que lo hace feliz. Eso sí: "Para que lo sepas, mija, no lo hago por mí, lo hago por Venezuela, porque se lo merece y lo necesita. El país tiene muchas cosas para representarlo y yo lo hago con canciones, así como lo hacen otros con música también o con pelota, porque no soy yo nada más".

Puntero en la soledad, puntero en la multitud Ocho días antes de cumplir los 12 años, quedó huérfano de padre. Se enfrentó, como él mismo reconoce, a la realidad de muchos venezolanos, es decir, tener que convertirse prematuramente en el hombre de la casa. Por esos días ni tan siquiera la música -y ni hablar de la fama- se asomaba por la ventana de su humilde casa. Así que, de pantalones arremangados, el pequeño Simón comenzó a trabajar como cabestrero, como vendedor de empanadas, como repartidor de bodega y de periódicos. Fueron jornadas duras, de lucha constante en compañía de su mamá y sus pequeños hermanos, pero también de lucha en solitario, porque era el único que a lo sumo "medio tenía" la edad de salir a trabajar. No por simple detalle, sus hermanos menores lo llaman papá.


Su música no está desligada de esos episodios que le sirvieron para entrar en contacto directo con su tierra, su Barbacoas natal y posteriormente San Juan de los Morros, con su gente, con las jornadas del llano, con esos colores del amanecer que ya mucho antes han dibujado las primeras horas de trabajo, con los atardeceres de descanso para contemplar con más detenimiento el paisaje. Ahora mismo, en sus oficinas, desde donde puede ver ese Ávila hermoso que también le ha inspirado algunas letras, Simón Díaz no deja de pensar el llano con esa misma añoranza de su canto: "Sabana... /con tu brisa de mastranto,/ tus espejos de laguna,/ centinela de palmeras/ que se asoman con la luna./ Aquí me quedo contigo/ aunque me vaya muy lejos,/ como tórtola que vuela/ y deja el nido en el suelo".


Cada imagen de su música lo hace estar en contacto con sus querencias, con las mismas nostalgias que le han permitido la hazaña de llevarle un llano plagado de metáforas al hombre citadino, de crearle todo un universo simbólico a quien nunca ha amanecido con el mugir de las vacas e incluso a quienes jamás han pisado suelo venezolano, seres de otras partes del globo que pueden así imaginar y sentir un paisaje que no conocen. No por casualidad se pregunta Graterolacho: ¿qué sería del llano sin Simón?

El llano en Manhattan


Se acaba de comprobar esto, una vez más, en el mítico Carnegie Hall de Nueva York, donde la emoción hizo correr lágrimas no sólo en los rostros de venezolanos residenciados en esa ciudad, sino también de los centenares de estadounidenses que asistieron a su concierto. Al ritmo del arpa, cuatro y maracas, se hizo evidente que la inmensidad del llano tiene frontera breve cuando de música se trata. Una sensación que luego, con "Luna de Margarita", con "Tardes merideñas" y otros tantos temas, se extendió para cubrir a toda Venezuela y hacerla presente en la sala. Si fue solo, "puntero en la soledad", como Simón Díaz compuso sus canciones, allí se mostró que ahora es puntero en la multitud para representar al país en cualquier lugar adonde llega.


Un mes antes de la función, en la puerta del teatro, ya el afiche de promoción mostraba una franja transversal con las palabras Sould out, para anunciar el agotamiento total de las entradas. "Para mí, haber cantado en el Carnegie Hall significó mucho, además de una gran emoción. Yo estaba encantado de estar ante ese público que cantaba y lloraba con mis canciones. Los primeros minutos me tradujeron, pero ya después solo fue la música, el público, la tremenda emoción y yo", dice Díaz, evidentemente conmovido por el recuerdo.
Su presencia en esa ciudad, como en tantas otras plazas del mundo en las que es constante referencia a través de otros artistas que cantan y versionan sus composiciones, confirma el invalorable legado de este compositor a la cultura venezolana. ¿Tonadas electrónicas? Las notas y los amores de "Caballo viejo" han sido interpretados por muchas agrupaciones. Con una versión de este tema, con arreglos de Leoncio Ontiveros, la Coral de Táchira obtuvo en el año 2001 el segundo lugar de uno de los certámenes más prestigiosos del canto coral: el Festival Internacional de Habaneras y Polifonía, en España.


La agrupación juvenil venezolana Hijos de la Calle le puso clave de rap y combinó la voz de Díaz con las de sus integrantes. Gilberto Santa Rosa lo llevó hasta las discotecas, para bailarlo al ritmo de salsa sinfónica. Estas son sólo algunas de las 350 versiones que tiene este tema, en 12 idiomas. Admiradores de Díaz, como Joan Manuel Serrat, han hecho de esta canción un punto obligado en sus conciertos.


Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, las nuevas generaciones de venezolanos se encargan de mantener viva la música del tío Simón, nombre con el que lo conocieron hace años en el programa televisivo que conducía. Temas como "Clavelito colorado" y "Tonada de luna llena", entre otros, han pasado por los filtros de equipos especializados para hacer con ellos música electrónica.


Lejos de mostrarse contrariado, el autor se deleita al escuchar estas iniciativas. Su hija Bettsimar Díaz, quien funge como su representante, comenta: "A mi papá siempre le ha encantado que la música pueda vestirse de todas las formas que las mismas generaciones van creando. Para él, sigue manteniendo su esencia, porque ninguna forma ofende a la otra. La música, me ha dicho toda la vida, tiene que correr según como el hombre se vaya expresando."


Así, al autor de "El Becerrito" le gustan los paseos musicales de ese caballo y de otras tonadas que comienzan a sonar en la radio de la mano de agrupaciones como Caracas Sincrónica, que también se ha encargado de versionar sus temas. No deja de llamar a los jóvenes para que conozcan la tierra venezolana y encuentren en ella fuente inagotable para su inspiración. A su vez, él encuentra en ellos la esperanza de seguir cantando eternamente. "Cuando yo me vaya de esta vida, de este mundo, ellos van a seguir cantando mi música". Y en medio del bullicio de la ciudad el legendario poeta concluye: "Mientras pueda, espero seguir cantando. Aunque ya no compongo, porque la memoria no es como antes, espero estar a los 80 fajao en la tarea de representar a mi país". Y la despedida no podría se diferente. Se apresura a cantar: "Así como tu voz es tuya/ mi canción eternamente/ y si quiere mi voz un día marcharse / que no me quite Dios poder cantarte/ déjame que te cante Venezuela"