• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Twitter: el tercer ojo para ver televisión

Breaking Bad | Cortesía

Breaking Bad | Cortesía

Los televidentes han modificado sus hábitos de consumo influenciados por las nuevas tecnologías. La red tiene más de 4 millones de usuarios en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es usual que a un profesor de Química le dediquen 1,24 millones de tweets durante 60 minutos. Pero Walter White lo logró. Su historia, en la que se basa la exitosa serie Breaking Bad de Vince Gilligan, hizo latir el corazón de los televidentes a 22.373 tweets por minuto, quienes le dijeron 500.000 veces adiós con la etiqueta #GoodbyeBreakingBad.

Hasta hoy, la producción que cuenta la historia del antihéroe encarnado por Bryan Cranston se mantiene como la más influyente en la red social Twitter.

Aquella noche de septiembre de 2013 en la que se transmitió "Felina", el capítulo que puso fin a las cinco temporadas de la que es considerada una de las mejores series de los últimos años, los telespectadores dividían su visión entre la pantalla del televisor y la de su teléfono celular o tableta. Comentaban el episodio, hacían retweets, comenzaban a seguirse mutuamente. En fin, compartían un duelo.

En tiempos recientes, Twitter ha cambiado la manera de ver televisión. Aunque en el país la penetración de esta red social no pareciera ser muy significativa (se calcula que hay 4.200.000 cuentas activas, lo que equivale a 15% de la población), para Luis Carlos Díaz, especialista en nuevas tecnologías, la cifra no es despreciable si se compara con el consumo de otros medios tradicionales. “Es más que la gente que consume periódicos, revistas y noticieros”, afirma.

La red cobra cada día más importancia para televidentes y ejecutivos de canales de televisión, que entienden la importancia de mercadear sus productos a través de este medio. Jorge Furzán, director de marketing de Fox Channel Venezuela, considera que Twitter y las redes sociales en general tienen un papel significativo en la promoción de sus series. “Se está apuntando al posicionamiento de etiquetas; a pesar de que no tenemos números oficiales de su efecto, hemos comprobado que hay una importancia en la utilización de este recurso y eso es palpable”.

Las estrategias son variadas, pero una de ellas consiste en utilizar una etiqueta antes de que comience un capítulo de la serie. “Se insertan en pantalla durante la transmisión de los programas. Por ejemplo, se puede estar viendo Los Simpsons, se coloca la etiqueta del show y, adicionalmente, un recordatorio para que también vean The Walking Dead. Todo esto es televisado para incentivar el uso del hashtag”, señala Furzán.

Pero a todo el mundo no le interesa usar etiquetas mientras ve series. La actriz Daniela Alvarado es una de ellas: “Twitteo mientras veo los capítulos, pero no me gusta usar los hashtags, me parece supercursi y aburrido estar más pendiente de Twitter que de lo que estoy viendo”. En su caso específico, prefiere el contacto con el equipo de producción a través de sus cuentas oficiales. “Me gusta seguir a los escritores o a los directores para ver las imágenes que colocan de los shows”, agrega.

La exposición de contenidos de una determinada serie a través de las redes sociales puede generar spoilers, sobre todo en Latinoamérica, donde generalmente las series se transmiten con una o varias semanas de diferencia con respecto a su emisión en Estados Unidos. En su rol de espectador de Game of Thrones, Luis Carlos Díaz dice estar vacunado contra este mal: se leyó los cinco libros, las tres precuelas, los tres cómics y tiene el videojuego. “Hace tiempo pertenezco al fenómeno transmedia de Juego de tronos. No veo la serie para saber lo que va a pasar, sino por su propuesta audiovisual. Para mí es como asistir a un ritual global de una comunidad de seguidores”.

Para César Oropeza, escritor de I Love Zombies, el spoiler es un tema. “Soy muy activo en Twitter, pero me salgo en cuanto sé que no podré ver el capítulo al día para evitar que me adelanten algo”, dice.

Díaz piensa que las series de culto son parte de un conglomerado mucho más grande, por lo que su consumo no se reduce solo a televisión. “A eso se refiere el transmedia, a generar un universo narrativo al cual puedes acceder desde distintas plataformas: cómics, foros, etc”. El experto resume el fenómeno de ver televisión y usar Twitter al mismo tiempo como una nueva comunidad: “Es un sofá alargado en el que te acompañan cientos de miles de personas que ven lo mismo y se generan conversaciones en una segunda pantalla en la que se reflejan ideas mientras se consume la serie”.