• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dos Latin Grammy obtuvieron venezolanos en ceremonia previa

Los presentes en Hollywood Theatre del MGM Grand Hotel de Las Vegas se levantaron a aplaudir a C4 Trío y el Pollo Brito durante la interpretación de “Déjala bailar” / CORTESÍA BORIS MILAN

Los presentes en Hollywood Theatre del MGM Grand Hotel de Las Vegas se levantaron a aplaudir a C4 Trío y el Pollo Brito durante la interpretación de “Déjala bailar” / CORTESÍA BORIS MILAN

Los galardones fueron en las categorías de Mejor Ingeniería de Grabación para De Repente y Mejor Video Musical Versión Corta, por Flamingo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Gracias  a la Academia por equivocarse”, dijo Darío Peñaloza uno de los nueve ganadores del Latin Grammy a Mejor Ingeniería de Grabación.

El gramófono lo obtuvieron por su trabajo en el disco De repente, de C4 Trío con Rafael El Pollo Brito, que distribuyó El Nacional a través de la plataforma Music Marketing en noviembre de 2013.

Los otros merecedores de la estatuilla por ese trabajo son Juber Anbín, Jhonatan García, Rodner Padilla, Eduardo Pulgar, Jean Sánchez, Alexander Vanlawren y Germán Landaeta. El evento no televisado se realizó en el Hollywood Theatre del MGMGrand Hotel de Las Vegas.

Posterior a la entrega del galardón, se presentaron los músicos venezolanos. Los aplausos fueron tímidos al principio, de cortesía, excepto por el grupo de incondicionales amigos y demás nominados connacionales.

La presentación fue similar a la que realizaron el año pasado en los Premios Pepsi Music. Se fueron por lo seguro. Saben que esa vez convencieron a todos los asistentes que se pararon aplaudirlos.

La gente se fue entusiasmando y moviéndose en sus asientos mientras los cuatristas y Brito interpretaban “Déjala bailar” para luego sentarse para hacer el famoso cruce de brazos, ese truco que impresiona a más de uno en el que Jorge Glem, Edward Ramírez y Héctor Molina hacen de sus brazos una enredadera para tocar el cuatro del otro. No le tienen un nombre, por eso aceptan sugerencias.

Todos en la sala se pararon a aplaudirlos por un buen raro, entre ellos Pau Donés, vocalista de Jarabe de Palo.

Fue una versión corta, exprés. La puntualidad lo exigía. Todo salió como lo planeado para los venezolanos en la presentación. Sin embargo, el pronóstico de Brito no se cumplió. Había dicho que De repente ganaría Mejor Álbum Folclórico, pero no fue así. El premio fue para Raíz, de Lila Downs, Niña Pastori y Soledad.

No ganaron, pero el nombre de Venezuela se escuchó mientras las artistas agradecían. “Mi país está lastimado en estos momentos, al igual que Venezuela. Si seguimos adelante, encontraremos la justicia”, dijo la cantante mexicana sobre el escenario en referencia a los recientes hechos ocurridos en su país con los 43 estudiantes desaparecidos.

Casi al final del acto, Carl Zitelman se subió para agradecer el Latin Grammy por su cortometraje Flamingo — con música de La vida boheme —como Mejor Video Musical Version Corta. “Me habían dicho que me olvidara de esto, que no había chance. Yo era el único que creí que era posible”, contó en la sala de prensa el director de videoclips venezolano sobre el filme animado que el año pasado se proyectó en los cines del país.

La indumentaria de varios de los que transitaban ayer desde temprano los pasillos del MGM Grand Hotel cambió. Mujeres y hombre se llevaban vestidos de gala, y quienes buscan encontrarse a algún nominado, se detienen cuando ven alguno de etiqueta para observar bien su rostro. Sin embargo, el lugar para los famosos estaba planeado en la llamada alfombra verde, donde desde temprano un grupo de personas se ubicaba para ver de cerca a sus artistas de ensueño.