• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Trabajo con Chataing porque estaba escrito en las estrellas”

Jean Mary Curró

Jean Mary Curró

Amante de las mascotas, admite que el apoyo a los animales sin hogar se ha vuelto una moda para algunos famosos. Sin embargo, no critica la movida porque considera que el fin siempre es positivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jean Mary Curró quiso ser abogada. Como era peleona y siempre defendía a sus compañeritos de colegio, todo el que veía como actuaba le decía que debía estudiar Derecho. Pero mientras más dramática se volvía, descubrió que no le gustaba la profesión sino más bien que la vieran pelear y robarse el show. Así entendió que lo de ella era ser actriz.

Después de participar en un taller de teatro infantil, a los 14 años de edad se animó a participar en un casting del Teatro Universitario de la UCV. Por ser menor de edad requirió el permiso de su padre, quien la apoyó para que cumpliera su deseo de actuar. Pero la radio la fue halando y hace más de diez años se convirtió en locutora, primero en programas de La Mega Estación y luego en Hot 94 FM, emisora en la que conduce desde hace una década Supersónica. Es un espacio en el que la publicista ha podido darle rienda suelta a su gran pasión: el cuidado de las mascotas y el medio ambiente. A la medianoche se convierte en una de las reporteras de Chataing.

¿Cómo llegó a ser una de las actrices fijas en los programas de televisión de Luis Chataing?

Trabajo con Chataing porque estaba escrito en las estrellas, aunque suene cursi decirlo así. Cuando hice el casting para El Monstruo de la Mañana que él conducía en 92.9 FM, coincidió con su salida de la emisora y quedé picada. Luego, en La Mega, fui reportera en la calle de su programa y así comenzó la relación. Después me invitó a participar en el primer episodio de Así lo Veo, el espacio que él tenía en Globovisión, y me quedé durante todo el año que duró.

¿Qué es lo que los hace más afines?

Pienso que entre nosotros hay una afinidad laboral y energética muy grande. Creo mucho en la compatibilidad que puede existir con otro ser humano. Además, pienso que manejamos el mismo humor y que entendemos las situaciones de la misma manera. Él me ha dado la oportunidad de jugar, de desarrollar personajes y de divertirme con el trabajo. Asimismo, con los escritores del programa hay mucha empatía y saben de qué asuntos no me gusta burlarme. Soy defensora de los animales y ellos son conscientes de que no me pueden poner a cortar un pollo o algo por el estilo.

¿El cuidado de los animales se ha vuelto una cuestión de moda?

Mi pasión por los animales es de toda la vida. Cuando estaba chiquita ellos eran mis mejores amigos. Nunca he sentido miedo por ninguno, ni siquiera por los insectos. Con lo único que no puedo es con las cucarachas. Así que estoy de acuerdo con que lo de su cuidado se ha vuelto una moda, pero mientras más hablen de ello, considero que más estará el tema en la palestra y más importancia cobrará. Por eso está bien que exista esa tendencia. Yo no me metí en un papel de ambientalista o animalista, eso es lo que me apasiona y por eso le di espacio en mi programa de radio. Esa es mi marca y ayudo a los animales porque no tienen voz.

¿Qué tema prefiere para hacer reír?

Me gusta mucho la mujer como personaje, me interesa lo que somos, lo que tenemos divertido… Mi humor se basa en la crítica social de lo que somos, nuestras relaciones con el sexo opuesto y entre nosotras mismas.

¿Qué otro programa le gustaría hacer en televisión?

Me encanta lo que estoy haciendo en este momento porque me divierto mucho, pero más adelante me gustaría probar suerte en la actuación, quizá hacer caracterizaciones en una telenovela. Pero tiene que ser algo bien divertido, que me entretenga mientras lo hago.