• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Top Five: Las actuaciones más sorprendentes del año

Anne Hathaway interpretando a Gatúbela

Anne Hathaway interpretando a Gatúbela

¿Qué intérpretes salieron de su zona de comodidad y brindaron trabajos destacables en el 2012? Aquí están, estos son

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Jack Black en Bernie

Que Richard Linklater puede sorprender con la heterogeneidad de su obra no es ninguna novedad ( Rebeldes y confundidos, Escuela de Rock, Tape, A ntes del amanecer/Antes del atardecer), pero sí lo es cuando vuelve a aunar fuerzas con Jack Black para una modesta y brillante comedia negra basada en un hecho real ocurrido en Carthage, Texas. Black interpreta a un empleado de una funeraria quien forja un vínculo enfermizo con una mujer mayor despreciada por la comunidad en la que vive. Él, por el contrario, es la figura-símbolo del honor y la entereza y, justamente, el orgullo de esa comunidad. Pero, ¿qué pasa cuando ese hombre, solidario e incapaz de herir a nadie, asesina a esa mujer luego de un arrebato de furia por el sometimiento al que había sucumbido? Bernie, contra todos los pronósticos, confiesa el hecho, pero los habitantes de Carthage lo justifican. Linklater suma a su película las voces de los vecinos del lugar, enriqueciendo así una historia que pendula entre lo entrañable y lo aterrador. En esa misma conducta pendular se mueve Black, en una actuación encantadora por momentos, medida, despojada de tics y absolutamente acorde a lo que Bernie muestra: dos caras y, por ende, dos reacciones en quienes conocieron a ese peculiar individuo y en quienes no.

2. Anne Hathaway en Batman: El Caballero de la Noche Asciende

Cuando se supo que Anne Hathaway iba a ser la encargada de interpretar a Selina Kyle en el cierre de la trilogía de Batman no fueron muchos los que celebraron la elección de Nolan. Es que la fama lo precedía al director y su ojo para las actrices no era precisamente su fuerte. A esto se le sumaron las inevitables comparaciones con la icónica Gatúbela de Michelle Pfeiffer (porque creo que nadie osó traer a colación a Halle Berry, y no debería por qué estar haciéndolo yo ahora), lo cual produjo un escepticismo general respecto a Hathaway. Afortunadamente, la actriz demostró (como ya lo venía haciendo en otros roles desafiantes, como el de Rachel y la boda que podía estar a la altura de la circunstancias. Con actitud, seducción, pero sobre todo una candidez y vulnerabilidad debajo de esa coraza que tiene su personaje, Anne fue uno de los grandes aciertos de El caballero de la noche asciende y el comienzo de un gran año profesional que podría, en el inicio del próximo, ser coronado con un Oscar por Los Miserables, con el film de Nolan como inevitable valor agregado.

3. Emily Blunt en Looper, Asesinos del Futuro

Si corremos el eje del balance de lo más sorprendente del año hacia las mejores actuaciones femeninas, Emily Blunt debería estar primera en la lista. La actriz se las ingenió para, casi simultáneamente, formar parte de una gran obra independiente (Your Sister's Sister), aliarse con Ewan McGregor para Un amor imposible, co-protagonizar junto a Jason Segel la comedia romántica del año (Eternamente comprometidos) y, de paso, darle un giro radical a un posible encasillamiento. ¿Y todo gracias a qué? En gran parte gracias a Looper . La película de Rian Johnson le permitió a Blunt destacarse con un personaje absolutamente conmovedor: una madre que busca ganarse el amor de su hijo y protegerlo frente a cualquier eventualidad. Cuando en la mitad del film la actriz aparece, escopeta en mano, Looper adquiere una nueva dimensión, una nueva capa, y es todo gracias a cómo ella, con el temor y el deseo de superarse reflejados en su rostro quebrantado por un pasado que la atormenta, se termina convirtiendo (junto al personaje de Bruce Willis) en el costado más luminoso de un film que, a pesar de su frialdad inicial, es, por sobre todas las cosas, esencialmente humano.

4. Matthew McConaughey en Bernie, Killer Joe y Magic Mike

No se sorprendan si el nombre de Matthew McConaughey surge en las próximas nominaciones al Oscar, ya que el actor viene apareciendo en cuantas premiaciones "antesala" se están llevando a cabo. Más allá de que ya expresé mi descontento/desconcierto por Magic Mike, hay que reconocer algo: McConaughey es lo mejor de esa inexplicable película de Steven Soderbergh porque supo brindar algo diferente, darle forma a un tipo cuestionable y al mismo tiempo carismático poniéndose al borde de la caricatura. Sin embargo, Matthew redobló la apuesta - y con mayor solvencia - con el combo Bernie-Killer Joe, películas en las que interpretó a un hilarante abogado y a un villano despiadado, respectivamente. Al igual que Emily Blunt, el actor se esforzó por condensar en un mismo año actuaciones completamente contrapuestas, no solo entre ellas sino también en relación a toda su carrera previa. Y así, su necesidad de huirle al estereotipo parece estar, finalmente, fuera de toda discusión.

5. Jonah Hill en Moneyball

El mismo año en el que se estrenó 21 Jump Street, la gran comedia que co-adaptó de la serie televisiva con Michael Bacall-, Jonah Hill fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto por una de las mejores películas del 2012: Moneyball. Recordemos que antes de su ajustada y precisa interpretación en el film de Bennett Miller, Hill venía de revisitar su personaje de Aaron Green en Get Him to the Greek, ese genial spin-off de Forgetting Sarah Marshall. Él mismo confesó haberse sorprendido al obtener el papel que lo pondría en pantalla junto a Brad Pitt y que le haría verbalizar un guión que no podría pertenecerle a nadie más que a Aaron Sorkin (sin olvidar el trabajo de Steven Zaillian). Moneyball fue la película en la que (con excepción de Cyrus) más se puede notar la versatilidad de Hill, un verdadero talento de la comedia que, curiosamente, también se logró el respeto cuando se movió momentáneamente de ese género.