• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Tesón: la clave del triunfo de Débora Menicucci

La pasión por el modelaje la acompañó toda la vida | FOTO OMAR VÉLIZ

La pasión por el modelaje la acompañó toda la vida | FOTO OMAR VÉLIZ

La diseñadora de modas, que representó al estado Amazonas en el Miss Venezuela 2013, se coronó como Miss Venezuela Mundo 2014. Su familia se enorgullece de su victoria y señala que es el resultado de su constancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El triunfo de Débora Menicucci Anzola en el Miss Venezuela Mundo 2014 era algo esperado. En las redes sociales se perfilaba como una de las favoritas y muchos críticos apostaban a que su participación como Miss Amazonas en el Miss Venezuela 2013 la favorecería.

A pesar de los comentarios negativos, la caraqueña de 23 años de edad se coronó como la nueva soberana de la belleza nacional, por decisión del jurado presidido por Osmel Sousa e integrado por Cristóbal Lander, Ivo Contreras, Ivian Sarcos y Jacqueline Aguilera.

Camila Anzola, su prima y compañera de travesuras desde la infancia, afirmó que la constancia y la determinación de Menicucci fueron las que le dieron el éxito.

“Claro que sabemos lo que han dicho de ella, pero la gente siempre habla, insulta. Débora ha soñado siempre con tener su corona y ha trabajado sin descanso, ha sudado por ella. Si en algo la ayudó su participación en el concurso del año pasado fue a estar mejor preparada”, dice Anzola.

Menicucci clasificó al Miss Venezuela Mundo luego de vencer a sus compañeras en la prueba de pasarela. En el concurso también recibió la banda de Señorita Confianza. Y quizás, a modo de presagio, en el fashion show de Pronovias y trajeada de blanco, portó una pequeña tiara.

La nueva reina fue escoltada por Adriana Marval y por Érika Pinto, quien durante toda la noche fue la preferida del público que asistió al estudio 1 de Venevisión.

La pasión por el modelaje la acompañó toda la vida. Cuando era niña, junto con su prima, Menicucci se metía en la habitación de su madre a probarse los vestidos y los zapatos de tacón. Por ello enfocó toda su preparación en una sola meta: coronarse como Miss Venezuela.

En Italia, donde vivió durante 12 años antes de regresar el año pasado para participar en el concurso, obtuvo el título de bachiller, estudió y enseñó danza contemporánea, y se graduó de diseñadora de modas. Ya en Caracas aprendió canto con el maestro Carlos Almenar Otero y ha realizado varios talleres de actuación.

La noche de su coronación, su abuela Aura Anzola no cabía de la emoción. “Este es su triunfo y el de nosotros porque siempre la hemos apoyado”, dijo. La abuela, a quien Menicucci ha nombrado en varias oportunidades como una de las personas más importantes de su vida, no recuerda un momento en el que su nieta no estuviera modelando.

Cuando en el concurso le preguntaron: “¿Qué aprendizaje te dejó la labor social con la ONG Techo y la Fundación Operación Sonrisa? la respuesta de la Miss hizo que su familia se parara y gritara a rabiar.

“Gracias a la Organización Miss Venezuela puedo reafirmar lo que me ha enseñado mi familia que es ser una mujer de bien. A pesar de todos los problemas que tengamos siempre hay un momento para sonreír y para sacarle una sonrisa a otros”, dijo la modelo.

Luego de la coronación y tras la avalancha de periodistas, su familia pudo conversar con ella. Ayer en la mañana la casa de su abuela se llenó de visitantes que buscaban a Menicucci para felicitarla aunque no estaba allí. Mientras tanto, los Anzola continúan celebrando.


Rumbo a Londres
Débora Menicucci viajará a Londres en diciembre, donde se disputará la corona de Miss Mundo el día 14 en el Centro de Exposiciones ExCeL, junto con otras 147 participantes. La más reciente victoria de Venezuela en este concurso la obtuvo Ivian Sarcos en 2011.

La preparación de Menicucci durará cuatro meses. Un tiempo mucho mayor que el de su antecesora Karen Soto, quien al día siguiente de ser elegida voló a Indonesia para el concurso.

Si la modelo resulta ganadora sería la séptima corona de Miss Mundo para el país y se equipararía la cantidad con las de Miss Universo.