• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El teatro venezolano tiene nuevos rostros

Seis directores menores de 30 años fueron seleccionados para participar en la segunda edición del festival que incentiva y expone a los talentos emergentes en las tablas venezolanas. La presentación de cada una de las obras será a partir del 15 de enero hasta el 28 de febrero 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Festival de Jóvenes Directores se llevará a cabo por segundo año consecutivo como parte de una programación especial en el Trasnocho Cultural donde seis nuevos directores podrán expresarse y demostrar sus destrezas en las tablas desde el próximo 15 de enero hasta el 28 de febrero.  

A través del festival se busca resaltar el talento emergente en el área teatral. Más de 30 obras fueron evaluadas por un jurado integrado por Héctor Manrique, Solveig Hoogesteijn, Pilar Arteaga, Douglas Palumbo y Eva Ivangy.

Las seis obras que participarán en esta segunda edición del festival son: Como agua para chocolate, dirigida por Julián Izquierdo; La excepción y la regla, dirigida por María Eugenia Sequera; Los amantes inconstantes, dirigida por Fernando Azpúrua; La escala humana, dirigida por Pedro Borgo; La vida es sueño, dirigida por Jonell Páez y Gorditas, dirigida por Lissy García.

“El Festival de Jóvenes Directores ofrece ese oxígeno que tanto necesita la cartelera donde se exhiben a los nuevos talentos. Las obras prometen mucho”, expresó Douglas Palumbo durante una rueda de prensa.

Solveig Hoogesteijn está convencida de que en estos tiempos las personas necesitan escaparse de la realidad, pero a veces deben confrontarla y oír distintos puntos de vista sobre esa misma realidad. “En la obra de los jóvenes directores yo veo una inquietud que también afecta a lo que Venezuela vive actualmente, que son las relaciones de poder entre un gobierno y un pueblo”, agregó la cineasta.

Los participantes consideran que el festival es una oportunidad para todo aquel que esté iniciando en el ámbito teatral y desconoce cómo proyectarse en el medio. “Desde hace tiempo quería montar la obra, pero dar ese primer paso es muy difícil cuando se está solo y surgen preguntas como: ¿Cómo hago para promocionarla?, ¿Quién va a ir a verla?”, explicó Jonell Páez, director de La vida es sueño, quien adaptó la obra de Pedro Calderón de la Barca a una temática indígena.

Por otra parte, la directora de La excepción y la regla hizo una versión contemporánea de la obra escrita por Bertolt Brecht en 1929. “La pieza teatral trata sobre las injusticias y los estereotipos sociales que se han creado a través del tiempo y hacen que nuestra propia condición humana se vea violada”, indicó  María Eugenia Sequera.

Aunque no hubo una temática específica para seleccionar a las obras concursantes, el subconsciente colectivo se vio reflejado en parte de ellas. Douglas Palumbo explicó que de las 30 obras postuladas, 14 eran elegibles y gran parte de las propuestas hablaban de libertad y de la necesidad de obtenerla.

Pero no solo el tema social está expuesto en este festival juvenil.  Como agua para chocolate relata la historia de la desobediencia de Tita, que lo hace todo solo para encontrar el amor. La pieza es una versión libre del director Julián Izquierdo basado en el libro de la mexicana  Laura Esquivel.

Al finalizar la temporada en el Trasnocho Cultural se elegirán los dos mejores montajes y se abrirá una temporada en la sala “La Viga” del Centro Cultural Chacao durante marzo y abril.

El II Festival de Jóvenes Directores continúa siendo una gran oportunidad para que talentos emergentes se den a conocer en el Trasnocho Cultural, que ha dado puerta abierta a artistas  del mundo de las artes escénicas. “Este evento es una oportunidad para el descubrimiento de nuevos talentos y de nuevas puestas de escenas. Estamos viviendo un momento de creación cultural en las artes importantísimo, yo estoy segura de eso”, finalizó Solveig  Hoogesteijn.


 

El Teatro Venezolano tiene nuevos rostros

Seis directores menoresde 30 años fueron seleccionados para participar en la segunda edición delfestival que incentiva y expone a  lostalentos emergentes en las tablas venezolanas. La presentación de cada una delas obras será a partir del 15 de enero hasta el 28 de febrero.

El Festival de Jóvenes Directores  se llevará a cabo por segundo año consecutivocomo parte de una programación especial en el Trasnocho Cultural donde 6nóveles directores  podrán expresarse ydemostrar sus destrezas en las tablas desde el próximo 15 de enero hasta el 28de febrero.

A través del festival se busca resaltar el talento emergenteen el área teatral, más de 30 obras fueron evaluadas por un jurado conformadopor Héctor Manrique, Solveig Hoogesteijn, Pilar Arteaga,  Douglas Palumbo y Eva Ivangy.

Las 6 obras que participarán en esta segunda edición delfestival son: Como agua para chocolate,dirigida por Julián Izquierdo; Laexcepción y la regla, dirigida por María Eugenia Sequera; Los amantes inconstantes, dirigida porFernando Azpúrua; La escala humana, dirigidapor Pedro Borgo; La vida es sueño, dirigidapor Jonell Páez y Gorditas, dirigidapor Lissy García.

“El Festival de Jóvenes Directores  ofrece ese oxígeno que tanto necesita lacartelera donde se exhiben a los nuevos talentos. Las seis obras prometenmucho”, expresó  Douglas Palumbo duranteuna rueda de prensa por motivo del festival.

Solveig Hoogesteijn está convencidade que en nuestros tiempos las personas necesitan escaparse de la realidad peroa veces deben confrontarla y oír la distintos puntos de vista sobre esa misrealidad. “En la obra de los jóvenes directores yo veo una inquietud quetambién afecta a lo que Venezuela vive actualmente, que son las relaciones depoder entre un gobierno y un pueblo”, agregó la cineasta.

Los participantes consideran que elfestival es una oportunidad para todo aquel que esté iniciando en el ámbitoteatral y desconoce como proyectarse en el medio. “Desde hace tiempo queríamontar la obra pero darese primer paso es muy difícil cuando se está solo y surgen preguntas como:¿Cómo hago para promocionarla?, ¿Quién va ir a verla?”, explicó Jonell Páez, director de La vida es sueño, quien adaptó la obra de Pedro Calderón de laBarca a una temática indígena.

Por otra parte la directora de La excepción y la regla, hizo una versión contemporánea de la obraescrita por Bertolt Brecht  en 1929. “Lapieza teatral trata sobre las injusticias y los estereotipos sociales que sehan creado a través del tiempo y hacen que nuestra propia condición humana sevea violada” indicó  María EugeniaSequera.

Aunque no hubo una temática específica para seleccionar a lasobras concursantes, el subconsciente colectivo se vio reflejado en parte deellas.  Douglas Palumbo explicó que delas 30 obras postuladas, 14 eran elegibles y gran parte de las propuestashablaban de libertad y de la necesidad de obtenerla.

Pero no solo el tema social está expuesto en este festivaljuvenil,  Como agua para chocolate  relatala historia de la desobediencia  de Titaque lo hace todo solo para encontrar el amor. La pieza es una versión libre deldirector Julián Izquierdo basado en el libro de la mexicana  Laura Esquivel.

Al finalizar la temporada en el Trasnocho Cultural seelegirán los dos mejores montajes y se abrirá una temporada en la sala “LaViga” del Centro Cultural Chacao durante marzo y abril.

El II Festival de Jóvenes Directores continúa siendo una granoportunidad para que talentos emergentes se den a conocer en el Trasnocho Cultural,que ha dado puerta abierta a artistas  delmundo de las artes escénicas. “Este evento es una oportunidad para eldescubrimiento de nuevos talentos y de nuevas puestas de escenas. Estamosviviendo un momento de creación cultural en las artes importantísimo, yo estoysegura de eso”,  finalizó Solveig Hoogesteijn.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de 30 obras fueron evaluadas  por un jurado conformado por Héctor Manrique,Solveig Hoogesteijn, Pilar Arteaga, Douglas Palumbo y Eva Ivangy.

 

 

 

 

 

 

donde las 6 obras ganadoras se presentarán desde el 15 deenero hasta el 28 de febrero.

Más de 30 obras fueron evaluadas  por un jurado conformado por Héctor Manrique,Solveig Hoogesteijn, Pilar Arteaga,  DouglasPalumbo y Eva Ivangy.