• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Suspenso y moda se conjugan con acidez en Zoolander 2

La promoción de la película llevó a Ben Stiller y Owen Wilson a participar en varios desfiles de moda alrededor del mundo | Foto Cortesía

La promoción de la película llevó a Ben Stiller y Owen Wilson a participar en varios desfiles de moda alrededor del mundo | Foto Cortesía

Ben Stiller escribe, dirige y protagoniza el filme. Como en la primera parte, el comediante comparte créditos con Owen Wilson y Will Ferrell

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tommy Hilfiger, Valentino, Vera Wang y Marc Jacobs se encuentran, pero no precisamente en la Paris Fashion Week de este año. Los diseñadores de moda más reconocidos del mundo se congregan en una ceremonia que se asemeja a una de los Illuminati en Zoolander 2, la secuela de la comedia que Ben Stiller trae de vuelta para burlarse no solo del mainstream sino también de aquello que algunos consideran independiente.

La historia de culto creada por el propio Stiller –quien protagoniza, escribe y dirige– toma un rumbo de suspenso y esoterismo, que se desarrolla entre profecías y elegidos. Casi al estilo de Dan Brown y su saga del profesor Langdon, pero con un fetichismo satírico centrado en la moda.

En esta secuela, Derek Zoolander (Stiller) recibe un llamado para ir a Roma y recuperar su carrera sobre las pasarelas, lo que el modelo ve como una oportunidad para reencontrarse con su hijo. En su viaje a Europa coincide con su eterno rival Hansel McDonald (Owen Wilson) y con una agente de la División Global de Moda de la Interpol (Penélope Cruz), junto con quienes intenta descubrir al culpable de los asesinatos de varias estrellas del pop.

El criminal busca, además, la fuente de la juventud y la trama toma un rumbo hacia el thriller. De fondo, un mensaje de reencuentro personal y de amor paternal impulsa al plástico personaje a llevar a cabo la misión. Sin embargo, su narrativa no es muy interesante y reproduce –aunque de manera más floja– los estándares y trucos de la primera cinta, como la famosa mirada o “blue steel”.

Lo que Stiller atina con eficacia es la burla sobre la devaluación de la industria de la alta costura y la musical, así como de los conceptos que son tendencia en la actualidad, como el selfie, los hipsters y la cultura ecológica. La cinta dura apenas 102 minutos y pasa rápido gracias a su ritmo vertiginoso, casi sin pausas.

Los fanáticos se reencontrarán con la esposa de Derek, interpretada por Christine Taylor (cónyuge de Stiller en la realidad), quien tiene un papel pequeño; además de Will Ferrell como Jacobim Mugatu y Milla Jovovich como Katinka. Aparecen también Justin Bieber, Katy Perry, Demi Lovato y Skrillex, entre otros, aunque los cameos típicos de estas dos películas no parecen ser suficiente para hacer reír al espectador.

El portal de Variety reseñó que se podrán deleitar quienes creen que los recursos reciclados y los cameos interminables son la esencia de una gran comedia cinematográfica, “pero el resto seguramente la considerará un decepcionante fracaso”.

David Rooney de The Hollywood Reporter señaló: “Es un puntazo ver a Stiller y a Wilson de regreso en los zapatos de estos cretinos listos para posar; pero por cada chiste que funciona, hay unos cuantos que se quedan en el camino”.

En Rotten Tomatoes recibió una calificación de 4,5 sobre 10, mientras que en Metacritic 4,4 de 10 y en IMDB 5,1 de 10.

Una película con un guion básico que entretiene, pero que con poco presupuesto hubiera sido un fiasco. Quizás lo más inesperado del filme es que no es tan tonta como su predecesora y se vuelca en una lucha contra las ambigüedades de las tendencias actuales.

En Caracas, lejos de las pasarelas y las alfombras rojas, tuvo su estreno en horario matinée debido a los recortes de luz en las salas de cine. Algo que también se ha vuelto moda y tendencia en el país.

Zoolander 2
Circuitos Cinex y Cines Unidos