• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ni Superman puede con la subida de los precios en Venezuela

La convención del cómic se realiza en Caracas / EFE

La convención del cómic se realiza en Caracas / EFE

El Comic Con, que se celebra por tres días en el Urban Cuplé, también se ve afectada por la crisis económica en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nada ni nadie escapa de la escalada de precios en Venezuela, ni espadas Jedi, rayos láser o Superman pueden evitar que los que se acercan a la sexta edición de la Caracas Comic Con, el salón del cómic que tiene lugar estos días en la capital de Venezuela, sufran un ataque intergaláctico a sus bolsillos.

Este mundo y todo lo que le rodea también padece los problemas de la falta de divisas en Venezuela, que ya llegan con dificultades a empresas que importan, por ejemplo, alimentos, y una inflación de 60% que ni el todopoderoso Hulk puede enfrentar.

“Sí, es bien difícil. Importar artículos y ese tipo de cosas, sale muy costoso, hay que hacerlo por otros medios, pero aquí como estamos acostumbrados a resolver en medio de la crisis pues nos las ingeniamos”, declaró a Efe la directora y fundadora del Caracas Comic Con, Daniela Paolillo.

En Venezuela existe un control de cambio desde 2003 que deja en manos del Estado el monopolio de la compraventa de divisas, que entrega de manera selectiva tras engorrosos trámites a tres precios distintos dependiendo de a qué se vayan a destinar.

El más barato de estos precios, de 6,3 bolívares por dólar, rige para la importación de alimentos y otros productos básicos; el segundo establece un tipo variable controlado de alrededor de 10 bolívares y el tercero es de aproximadamente 50 bolívares con participación de actores privados y públicos en un mercado controlado.

“Con lo poco que podemos conseguir hacemos mucho”, afirma Paolillo, fanática de los X-Men desde los 15 años de edad, mientras pululan a su alrededor zombis, Jedis, gatubelas y otakus, personajes de los cómics japoneses.

Esta edición de la Caracas Comic Con, que se inauguró el viernes y se extenderá hasta el próximo domingo, se despliega en tres pisos del Urban Cuplé donde los visitantes pueden disfrutar de una partida entre maestros del rol, buscar su historieta favorita o sentarse en una réplica oficial de la butaca del Capitán Kirk de Star Trek.

“Para el lado nuestro, muy grande, nosotros somos productores de suéteres”, se lamenta Hugo Cabriles al ser preguntado sobre la sequía de dólares en su puesto de venta de camisetas y figuras del capitán América.

Comentó a Efe que la ropa que vende en su tienda Creaciones DXG la fabrica “desde cero”, pero que los precios de la materia prima “se han disparado en un año 500%”.

“El mismo producto que este año se vende en 1.400 bolívares, el año pasado se vendía en 800 bolívares”, indica.

En la misma línea opina Vanessa Hernández en su puesto en el que decenas de personajes de Lego saludan al visitante desde el mundo de La Guerra de las Galaxias, el Springfield de Los Simpsons o los magos de Harry Potter.

Especializada en la venta de este tipo de piezas desde hace cinco años, y que hoy vende a 500 bolívares la unidad, destaca también el problema de Venezuela con diversas aerolíneas.

Desde hace semanas varias aerolíneas internacionales han reducido sus vuelos e incluso han cerrado rutas por la deuda de alrededor de 4 millardos de dólares que afirman que el Gobierno les debe en concepto de venta de billetes en bolívares.

“Si no hay vuelos, no puedo traer nada por mensajería”, lamenta. Sin embargo, Paolillo afirma que las expectativas para los tres días del evento son muy buenas y asegura que la venta de entradas y puestos de exposición rompen récords.

“Estamos en un momento genial para ser fanáticos del cómic”, asegura y achaca esta situación en gran medida a la aparición de las últimas películas de superhéroes y series que han facilitado que la cultura del cómic “sea más conocida y aceptada”. Mientras tanto los héroes comenzaron hoy a pasear por Caracas tratando de encontrar el superpoder que derrote a los terribles villanos que acechan a la economía venezolana.