• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Sonia Chocrón: “El mundo teatral es como una discoteca a las 2:00 am”

Sonia Chocrón / Foto: Manuel Sardá

Sonia Chocrón / Foto: Manuel Sardá

La escritora se pasea por la dramaturgia con La reina y yo. Dice que la escena no es su patio. Prefiere el encuentro íntimo con la narración 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es casi mediodía. El sopor anuncia esas lluvias caraqueñas que aparecen de golpe al comienzo de la tarde. Al café donde se desarrolla la entrevista llega el estallido de las cornetas, que se mete en la conversación de los que desayunan tarde y no sueltan el celular ni para masticar. Del otro lado de la calle, una larga cola frente a un supermercado.

Sonia Chocrón lleva tacones y las uñas largas, pintadas.

"Soy coqueta", dice. Y no puede evitar parpadear mientras le toman las fotos que acompañan estas líneas.

La escritora, poeta y guionista se paseó por el terreno de las artes escénicas. Fue imprevisto y satisfactorio, aunque no es lo que prefiere. Lo de ella es el trabajo íntimo y solitario del narrador porque la hace sentir más libre. "El mundo teatral es como una discoteca a las 2:00 am: todo el mundo es expresivo, exultante, a veces excesivo", señala.

Sin embargo, entró a la escena porque le gusta experimentar --también porque le encargaron las obras de teatro-- y fue así como nacieron Ni un pelo de tontas y La reina y yo . La primera pieza la escribió hace más de diez años y estuvo en la cartelera del Urban Cuplé en julio dirigida por Javier Vidal; la segunda fue uno de los mejores textos de la sexta edición de Microteatro Venezuela, que finalizó el fin de semana.

"El paso de la narrativa a la dramaturgia fue relativamente sencillo, porque al escribir manejas una estructura dramática y personajes. Digamos que es una herramienta que yo domino y que me facilita un poco todo lo demás. Ahora, soy una novata. Aún no creo que haya hecho nada que valga mucho la pena", indica.

Ambas obras son muy distintas, a pesar de ser comedias: una es la risa por la risa; la segunda hace una crítica social bajo el velo del humor negro. "Con La reina y yo quería hablar de la pobre Latinoamérica, esa de reyezuelos, de ignorancia, de ansias de poder y de lo endebles que algunas veces nos sentimos los ciudadanos. Ni un pelo de tontas no tiene pretensión filosófica".

Aunque no tratará más temas de denuncia social --"ya agoté lo que quería decir", expresa--, cree que la cultura es un resquicio importante para decir lo que por otros medios a veces no es posible. "Las artes no deben ser panfletos, pero hay momentos en que es importante quejarse con ingenio y estilo. Y sin traicionarse a uno mismo".

Chocrón, que publicó recientemente Mary Poppins y otros poemas (Lugar Común, 2014), tiene varios proyectos en lista: finalizará su trilogía de novela negra con Un amante en las tinieblas, que entregará en octubre a la editorial Bruguera; y prepara dos libros más, pero tratarán temas de amor y amistad.

Escribirá otra pieza de teatro para 2016. La poesía, afirma, tendrá que esperar un poco más. "Me cuesta más trabajo que cuando empecé. No tengo la respuesta. Creo que hay menos espacio para escarbar adentro y más preocupación por el caos que nos rodea".