• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Soledad cósmica

Foto Archivo / El Nacional

Foto Archivo / El Nacional

Drama minimalista de supervivencia a 400 kilómetros de la Tierra, Gravedad marca un nuevo hito en las posibilidades ilimitadas de la creación de imágenes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jamás, en una película situada en el espacio, la Tierra ha sido tan visible. Tan cercana e inaccesible al mismo tiempo. Se podría decir que tan palpable. Con todos los problemas que puede haber en suelo firme, desde los terremotos hasta los políticos infames, nunca su acogedora tibieza es tan añorada. En órbita, fulgor y penumbra se suceden veloces: en 24 horas, pueden contarse hasta 16 puestas de sol. No hay abajo ni arriba, tampoco sonido, aire o una certeza a la cual asirse. Una de esas lucecitas que desfilan, como el telón de fondo de un desamparo infinito, podrían ser las de Caracas.

Gravedad, drama de supervivencia a 400 kilómetros de la tenue superficie en la que es posible la vida, marca un nuevo hito en cuanto a las posibilidades ilimitadas del cine digital para crear imágenes que alguna vez se consideraron imposibles y, al mismo tiempo, se apoya profundamente en la vulnerabilidad de apenas dos actores: Sandra Bullock y George Clooney, la doctora Ryan Stone y el teniente Matthew Kowalsky. En el espacio, la torpeza es la condición natural.

Ambos astronautas estadounidenses están en misión rutinaria de mantenimiento del telescopio espacial Hubble cuando, debido a un accidente provocado por un misil ruso (¡siempre los rusos!), se magnifica un peligro real: la basura dejada por los más de 8.000 objetos que se han lanzado desde la Tierra, residuos que, junto a meteoritos del tamaño de guijarros o más grandes, se desplazan como balas.

Pierden la comunicación con la NASA en Houston. Quedan a la deriva, a la buena de Dios. El oxígeno se agota. Es el hombre (en este caso, sobre todo la mujer) en la suprema expresión de su soledad cósmica. El refugio uterino de cada nave espacial se convierte en una pequeña, precaria y temporal imitación de la vida.

Stone es la novata del dúo, mientras que el experimentado Kowalsky, que está cerca de romper un récord ruso de 437 días fugado de la casa que llamamos Tierra, sabe que no hay más opción que la serenidad y escuchar buena música country cuando ya no hay más aire para respirar. Una pregunta que literalmente flota siempre es: ¿por qué buscar allá arriba lo que a nadie se le ha perdido? Una de las posibles respuestas es el placer del eterno silencio.

Siete años se tardó el director mexicano Alfonso Cuarón en llevar a la pantalla una historia que él concibió y finalmente plasmó gracias a la imaginería digital actual y a la tecnología de pequeños robots (invisibles para el espectador) que, al desplazar los cuerpos de Bullock y Clooney dentro de un estudio, imitaron la ingravidez. El anterior filme del creador de Y tu mamá también (2001) también colocaba a la humanidad en una situación límite, en aquel caso, la suspensión de la función procreadora: Hijos del hombre (2006),

Gravedad ofrece resultados divididos. Es cierto que, sobre todo en su desenlace, Cuarón no puede evitar ciertas concesiones al sentimentalismo fácil y los discursos altisonantes de motivación personal. Tampoco hay que ser astrofísico para detectar numerosas inverosimilitudes, empezando por el tanque de aire que parece que nunca se le agota a Sandra Bullock, a pesar de que, en situaciones de pánico, el consumo de oxígeno es mayor. Sin embargo, hasta expertos de la NASA coinciden en que es una de las películas espaciales más creíbles. Y por momentos, sin duda alguna, una obra maestra. Quizás las imágenes más conmovedoras son las de las lágrimas que, en forma de metras, se dirigen hacia la cámara en 3D en vez de rodar por las mejillas. Hay algo indisolublemente humano incluso donde un grito jamás será escuchado.


Gravedad
(Gravity)
Ciencia ficción. Estados Unidos y Reino Unido, 2013
Dirección y guión: Alfonso Cuarón
Reparto: Sandra Bullock y George Clooney
1 hora y 30 minutos
Desde mañana en cines (salas 3D)