• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los Smith en una odisea espacial

Will y Jaden Smith | EFE

Will y Jaden Smith | EFE

Siete años después de En busca de la felicidad, Will Smith vuelve a compartir el set con su hijo Jaden, en la película de acción futurista Después de la Tierra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jaden Smith tenía 1 año cuando visitó el set de Wild Wild West, la película que su padre protagonizó junto con Salma Hayek. Era 1999 y ese fue su primer rodaje. “Nací famoso. Soy el hijo de los Smith y puedo decir que toda la vida he caminado por las alfombras rojas, aunque no lo recuerde”, bromea el joven de 14 años al hablar de sus padres, Will Smith y Jada Pinkett, actores, productores y músicos.

El viernes, Jaden regresó a la gran pantalla al lado de su padre, en Después de la Tierra (After Earth), una cinta postapocalíptica en la que tiene el papel principal: Kitai Raige, un adolescente obstinado, confundido y temeroso, que debe buscar ayuda en un planeta destruido, del que la humanidad huyó hace un milenio y habitado por violentas criaturas. Su papá, el general Cypher Raige, queda herido tras el choque de la nave en la que viajaban.

“Tuve que ejercitarme mucho antes del rodaje. Fue duro: correr, saltar, nadar, escalar en roca y hacer parkour (disciplina de origen francés que consiste en superar obstáculos con el cuerpo como única herramienta). Fue muy divertido, todo un reto”, dice Jaden.

El entrenamiento y su tránsito a la adultez se notan: su cuerpo ganó masa muscular –que ya afloraba a los 12 años, cuando protagonizó The Karate Kid– y su voz empieza a cambiar. Ya no es el niño frágil de 8 años que apareció en la dramática En busca de la felicidad (The Pursuit of Happyness, 2006), por la que su padre recibió su segunda nominación al Oscar, después de Alí (2001).

Cuando aparece Will, atlético y amable, Jaden sabe que se robará el show. “Siempre he sido el hijo de Will Smith y vivo con eso sin preocuparme”, admite. Para su papá, en cambio, Después de la Tierra llevó su relación con Jaden a otro nivel. “Cuando protagonizó The Karate Kid –junto con Jackie Chan– estuve pendiente hasta de su comida y fui muy severo. A la última persona que Jaden quería ver cuando se equivocaba era a mí, porque sabía que le diría: ‘Hay que trabajar más, hazlo de nuevo’. Esta vez me hice a un lado; simplemente, fui el coprotagonista de mi hijo”, relata el intérprete de 44 años de edad, quien tuvo la idea original del proyecto, dirigido por M. Night Shyamalan, el realizador de Sexto sentido.

“Todo surgió a partir de los fantasmas que nos rondan. Los seres humanos sentimos muchos miedos y la única forma de que desaparezcan es afrontarlos. La mejor lección que un padre puede darle a su hijo es que aprenda a conquistar sus temores”, afirma Will.

“Para mí, la película es sobre el miedo y el pensamiento –coninúa Jaden–. Cuando entiendes lo que sucede, tienes menos temor. Si estás bajo el agua, sientes que no respiras y entras en pánico. Pero cuando te calmas, seguro sales a la superficie. Se trata de ir más allá de lo que tienes frente a tus ojos, analizar lo que puedes reparar”.

A la par de ese proceso de observación que los padres asumen frente a los errores de sus hijos, Después de la Tierra aborda la degradación ambiental del planeta, que obliga a los humanos a trasladarse a Nova Prime. “Las condiciones extremas hacen que las relaciones entre padre e hijo sean difíciles. Además, ponen en peligro sus vidas”, subraya Will, que tiene por lo menos seis proyectos cinematográficos en curso. Jaden, en cambio, dejará pasar un tiempo antes de volver a la pantalla y se dedicará más a la música.


Después de la Tierra (After Earth)

Ciencia ficción. Estados Unidos, 2013

Director: M. Night Shyamalan

Información y reservación: www.cinesunidos.com y www.cinex.com.ve


Una familia talentosa

Will Smith y Jada Pinkett llevan 16 años juntos. Sus hijos son Jaden, de 14 años de edad, y Willow, de 10 años, que compone canciones con su hermano y firmó con una disquera. Jaden tiene una marca de ropa para skaters. “Mi idea es diseñar algo estilizado, pero económico”, explica. “Nadie puede ser feliz si no hace lo que quiere. Somos afortunados: amamos el cine y la música, y eso es lo que hacemos”, dice.