• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Slash distorsionó Los Cortijos

El ex guitarrista de Guns N’ Roses realizó un concierto de casi 2 horas, correspondiente a su Apocalyptic Love Tour, anoche en el estacionamiento de El Nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Algunos pernoctaron en la Avenida Principal de Los Cortijos. Unos pocos. Sí. Pero ese puñado de personas era capaz de enumerar las canciones de cada disco en el que el guitarrista Saul Hudson, el mítico Slash, ha estado involucrado. Del rock no hay seguidores; hay adeptos. Y eso se demostró anoche en el estacionamiento de El Nacional.

Dayana González, quien vive en Cabimas, se trasladó desde el interior del país, como muchos, para presenciar el show. Había desistido de la idea, pero el martes ganó un par de entradas en el concurso que convocó la @GuíaVoy del diario y, a la madrugada siguiente, estaba en el Aeropuerto Internacional La Chinita. Durmió sólo dos horas y se trasladó a una ciudad que está a 670 kilómetros de casa, pero la travesía rindió frutos.

En esta, su tercera visita –la primera en 1992 y la segunda en 2010–, Slash estuvo acompañado por Myles Kennedy y su banda The Conspirators, que está en medio de su segunda gira suramericana, esta vez para promocionar el disco Apocalyptic Love. No hubo espacio para baladas ni pretensiones pop. Fue un show de rock, con sus cuatro letras, sin titubeos ni vacilaciones.

Electrocirkus calentó la atmósfera. Profit Producciones acertó al permitirle a los fans que pagaron las entradas menos costosas estar frente a la tarima y ver con detalle al guitarrista. Otros, que no adquirieron tickets, escucharon el show desde la avenida.

Pasadas las 9:00 pm salió el ídolo, que pareciera congelado en el tiempo. Luce en forma y conserva su sombrero, sus piercings, pantalones de cuero y anillos. A sus 47 años de edad es como el mismo joven que creó el inolvidable intro de “Sweet Chile O’Mine”.  

El recorrido incluyó canciones como “Starlight”, que fue el punto de partida de la relación de Slash con Myles Kennedy. Sonaron piezas de Velvet Revolver, como “Slither”; de Snakepit, como “Been There Lately”; y clásicos de Guns N’ Roses como “Nightrain”, “Rocket Queen”, “Mrs Browstone” y “Paradise City”, casi todas del álbum Apetite For Destruction (1987), que comenzó a tejer la historia de fama y fortuna del músico y su Gibson Les Paul.

Slash y sus aliados interpretaron temas del álbum más reciente, como “Not For Me” y “Anastasia”, que llegó justo después de su lectura de la melodía central de la película El Padrino. Curiosamente, ese era uno de los números que los fans que esperaron de la mañana consideraban obligatorio.