• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Sistema, un proyecto que no conoce fronteras

La iniciativa ha sido emulada en decenas de países / Ernesto Morgada - Archivo

La iniciativa ha sido emulada en decenas de países / Ernesto Morgada - Archivo

El maestro José Antonio Abreu es precursor de un programa que no solo busca incentivar el aprendizaje de la música en niños y jóvenes, sino también ofrecer otras perspectivas de vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Parece no haber un lugar en el mundo en el que la música no sea una opción para mejorar la calidad de vida de niños y adolescentes. Ese ha sido el logro del Sistema de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, evidente hasta en caseríos como El Soroco, en Guárico.

En esa comunidad, situada cerca de un vertedero de basura, una escuela no solo sirve para enseñar el abecedario y los números, sino también para leer partituras. El director de orquesta Jesús Morín cuenta que cuando llegaron a ese lugar el centro educativo tenía una matrícula de 47 alumnos, 35 de los cuales vivían de la venta de lo que hallaban entre los desperdicios.

“Hay una familia de 7 hermanos cuyos padres se conocieron en el basurero cuando eran adolescentes. Aunque la hija mayor siguió sus pasos, la madre confía en que sea una oportunidad para que los otros tengan una mejor perspectiva de vida. Tal vez muchos no sean músicos profesionales, pero ahora tienen otras inquietudes gracias a la disciplina que adquieren”, señala el coordinador regional del sistema de orquestas en el estado, donde cuentan con 40.114 alumnos.

En Cabimas, Danny Campos es director del núcleo en el casco histórico, donde atienden a cerca de 400 jóvenes. Sin embargo, el plan de acción incluye a los 3.500 estudiantes que reciben clases en las escuelas de la ciudad, donde les enseñan percusión, ritmo y coro, además de tocar instrumentos venezolanos como parte del programa Alma Llanera.

“En las actividades fuera del núcleo participan como instructores los más avanzados, que van a las zonas más desasistidas. Allí se ve de todo, desde pobreza hasta maltratos”, afirma.

Desde cero. Lo que en el mundo se conoce hoy en día como El Sistema comenzó a gestarse hace 40 años en un sótano, donde realizaron los primeros ensayos. Actualmente es una red de 371 núcleos de enseñanza y 1.182 módulos para la instrucción musical en lugares de difícil acceso. Hasta 2014 tenía registrados 623.000 alumnos.

El 12 de febrero de 1975 se llevó a cabo el primer ensayo importante con músicos de varias regiones de Venezuela. Se realizó en la Escuela de Música Juan José Landaeta. Aquella orquesta debutó formalmente el 30 de abril de 1975 en el edificio de la Cancillería, durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Abreu también recibió apoyo de personas particulares como María Teresa Castillo. En una entrevista publicada en el diario El Nacional en 2011, el fundador del sistema de orquestas recordó cómo los alentó a formalizar la estructura. “Fue el impulso decisivo para el arranque que se produjo antes de la constitución institucional de la orquesta”, dijo sobre una época en la que el Ateneo de Caracas y los jardines de la casa de Castillo fueron lugar de ensayo.

De acuerdo con la Gaceta Oficial N° 31681, el 20 de febrero de 1979 se constituyó la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. Desde 2011 el organismo se llama Fundación Musical Simón Bolívar.

Inspiración en el extranjero. Documentales como Tocar y luchar de Alberto Arvelo y El sistema de María Stodtmeier y Paul Smaczny han mostrado cómo el modelo impulsado por Abreu ha inspirado proyectos similares en varios países. 

En 1991, el entonces ministro de Educación de Chile, Ricardo Lagos, vino a Venezuela junto con el director de orquesta Fernando Rosas Pfingsthorn para conocer detalles. Un año después el Estado otorgó recursos que permitieron la creación de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil. Posteriormente, cuando Lagos llegó a la Presidencia se creó en 2001 la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles. Según la institución, 12.000 niños y jóvenes participan en orquestas en las 190 comunas de ese país.

En Colombia se creó también en 1991 la Fundación Batuta, que contó con la asesoría directa de Abreu. Recientemente se ha copiado el modelo en Argentina, Uruguay, Brasil, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, México, Haití, Ecuador y Perú.

Hace ocho años se fundó la Orquesta Juvenil de Los Ángeles (YOLA, por sus siglas en inglés) como parte del programa de la Filarmónica de Los Ángeles. En Estados Unidos hay experiencias similares en ciudades como Pittsburgh, Carolina del Norte, Cincinnati, Minnesota y Queens.

El Sistema también se ha copiado en Suráfrica, Angola, Uganda, Kenia, Armenia, Francia, España, Escocia, Inglaterra, Italia, Portugal, Suecia, Corea del Sur, Japón, Filipinas, La India, Taiwán, Vietnam, Australia, Nueva Zelanda y Nueva Zelanda.


DATOS

623.000 alumnos forman parte del sistema de orquestas, según registros de 2014


371 núcleos de enseñanza se encuentran establecidos en toda Venezuela