• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La Sinfónica Infantil debutó en Milán

Gustavo Dudamel también dirigió a los niños en Milán | CORTESÍA FUNDAMUSICAL BOLÍVAR

Gustavo Dudamel también dirigió a los niños en Milán | CORTESÍA FUNDAMUSICAL BOLÍVAR

El percusionista José Luis Alvaray se convirtió en el director más joven en presentarse en el teatro italiano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con sus chaquetas con los colores de la bandera de Venezuela, los integrantes de la Sinfónica Nacional Infantil debutaron en el Teatro alla Scala de Milán, donde los músicos del sistema nacional de orquestas realizan una residencia artística.

“No tengo palabras para describir lo que sentí en el escenario cuando los niños lograron interpretar con precisión la obra de Stravinsky. Pensaba: No puedo creer lo que estamos haciendo”, expresó Jesús Parra, joven venezolano que dirigió a la orquesta.

El concierto comenzó con la interpretación de Scherzo fantastique del compositor Igor Stravinsky. Apenas terminaron la pieza, el público aplaudió con emoción.

Antes de que empezaran a tocar, muchos entre el público se sorprendían de la edad de los músicos. “Son muy pequeños”, dijo uno de los presentes sobre los 202 integrantes de la sinfónica.

La segunda pieza que sonó en el teatro fue la suite del ballet Estancia de Alberto Ginastera. Los músicos fueron aplaudidos al final de cada movimiento. Un hombre aplaudía, miraba el escenario y decía: “Cómo unos niños de esa edad pueden tocar una obra de esa complejidad”.

Desde uno de los balcones, Gustavo Dudamel miraba la ejecución. Luego del intermedio, el director tomó la batuta para encargarse de la conducción de la Sinfonía N° 4 de Pyotr Ilyich Tchaikovsky.

Pocos minutos después aparecieron en el escenario tres integrantes del ensamble Alma Llanera, quienes con cuatro y maracas interpretaron un popurrí en el que mezclaron Nabucco de Giuseppe Verdi y la Tarantella con obras tradicionales venezolanas.

Dudamel entregó entonces la batuta a José Luis Alvaray, percusionista de 13 años de edad de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela, que se encargó de conducir la obertura de Guillermo Tell de Gioachino Rossini. Se convirtió así en el director más joven en presentarse en La Scala.

El concierto cerró con el Mambo de Leonard Bernstein, el clásico con el que suelen finalizar sus presentaciones los músicos del sistema de orquestas.

Con los instrumentos en alto los niños recibieron más aplausos. Los ovacionaron hasta que salieron del escenario. Volverán a subir al escenario mañana.

LA CIFRA
202 niños son los que integran la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela, que en agosto de 2013 realizó una residencia en el Festival de Salzburgo