• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La Simón Bolívar celebró a sus grandes maestros

Orquesta Sinfónica Simón Bolívar

Orquesta Sinfónica Simón Bolívar

Glenn Egner, Rubén Oscher, Lido Guarnieri, Luis Rossi, Rey Cantor, Mark Friedman y Ramiro Ramírez fueron homenajeados ayer en el Centro de Acción Social por la Música

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Impartían clases en lugares poco convencionales. Glenn Egner, flautista, recuerda que los primeros años fueron duros. Los terrenos donde se construyó el Teatro Teresa Carreño, un galpón en Boleíta y el sótano de algún edificio le sirvieron de salones para enseñar música en Caracas.

“No parecíamos... Éramos unos locos”, dice entre risas el maestro Filiberto Núñez cuando habla de los inicios de las cátedras de Viento, Madera y Corno de la Orquesta Nacional Juvenil, la primera agrupación del sistema de orquestas venezolano. Rubén Oscher, Lido Guarnieri, Luis Rossi, Rey Cantor, Mark Friedman y Ramiro Ramírez fueron los ejecutantes del proyecto creado por José Antonio Abreu en 1975, multiplicando sus conocimientos en fagote, oboe, clarinete, flauta y corno por toda Venezuela.

Ayer en la mañana, los músicos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar les rindieron un homenaje a sus maestros, cuatro décadas después de que comenzó el proyecto que hoy reúne a más de 620.000 niños y jóvenes en el país. En la principal sala del Centro de Acción Social por la Música se escucharon los acordes de Octopus, variaciones tangueras, obra de José Carli dedicada al Octeto Académico de Caracas, agrupación formada por los agasajados, quienes recibieron largos aplausos por su trayectoria.

Antes de comenzar el concierto, el director Alfredo Rugeles agradeció a los músicos por las contribuciones que hicieron al sistema de orquestas. En el repertorio también se interpretó la Sinfonía Nº 1 Titán de Gustav Mahler.

“El único que vio los alcances que tenía este proyecto fue José Antonio Abreu. Nosotros no entendíamos para dónde iba todo esto, solo estábamos contentos de colaborar. Él intuyó un horizonte que nosotros no percibimos”, señaló Rey Cantor al finalizar el concierto.

El gran aporte de este grupo de maestros fue la ejecución de la filosofía del sistema de orquestas, que ha trascendido en el mundo: entregarle a los estudiantes los instrumentos desde el primer momento.

“El cambio de la enseñanza musical sustentada en la práctica orquestal, en las clases en colectivo, hizo posible la propagación de agrupaciones en toda Venezuela”, aseguró el maestro Mark Friedman, clarinetista estadounidense vinculado al proyecto desde 1980. “40 años en la historia no es tanto, pero sí es mucho lo que se ha hecho”.

El cierre del concierto fue con una larga ovación, que celebró la estupenda interpretación de los músicos de la Sinfónica Simón Bolívar como homenaje a sus grandes maestros.