• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Serrat separa y une a una madre y su hija

Mañana se estrenará una obra de teatro protagonizada por Julie Restifo y Samantha Dagnino que lleva como telón de fondo las canciones del gran cantautor catalán

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una argentina liberal y desparpajada llamada Lucía vive su cotidianidad como si estuviese caminando sobre los versos de Joan Manuel Serrat. La obra del cantautor catalán es su manera de comprender los días, de digerir las penas y celebrar las alegrías. Por contraste, su hija es una chica conservadora que prefiere no dejar las cosas a la suerte. Encuentra en aquellas canciones –como “Penélope”, que es su nombre– las disfunciones de su crianza. Pero esa misma música, que abrió un abismo entre ellas, tiene la fuerza suficiente para acercarlas.

Las tablas son un hogar y a la vez una tarima, es el lugar para discutir y, de paso, reconciliarse en un homenaje que la hija (Samantha Dagnino) le hace a esa disparatada mujer que la trajo al mundo (Julie Restifo).

Mi madre, Serrat y yo, la comedia de Carlos de Matties que se estrenará mañana en el Centro Cultural BOD-Corp Banca, habla de las diferencias entre los seres humanos, pero también de la comprensión. “La gente no debe ser como tú quieres que sea”, dice Dagnino, también conocida por su álter ego electrónico Samsara y por ser hija de la chef Helena Ibarra y el ex vocalista de Sentimiento Muerto Pablo Dagnino.

La actriz había compartido con Restifo, cuando tenía apenas 10 años de edad, en el filme La mágica aventura de Oscar (2000). Desde entonces, sobre todo en tiempos recientes, deseaba reencontrarse con ella. Su personaje está en medio de un conflicto existencial, producto de las diferencias con sus padres y exacerbado por su separación. José Mari, que para Lucía es un “pelotudo”, surge en las conversaciones y está presente desde el otro lado del auricular.

Restifo había probado el acento argentino en ¿Qué opina usted de la mujer que le quita el marido a otra?, un monólogo escrito por Oscar Yanes. Uno de los cinco personajes que interpretaba hablaba como porteño brevemente.

“Es un espectáculo humano, sobre nuestros errores y nuestras pasiones. Es el aprendizaje que le dejamos los padres a los hijos”, dice la artista de 54 años de edad, que considera a Lucía, su personaje en la obra, un “banquete para cualquier actriz”.

Al director Daniel Uribe el libreto le llegó de manos de José Luis Ventura, quien se ha encargado, junto con Eduardo Fermín, de la producción. “Es un texto que nos hace falta aquí en Venezuela. Como ocurre con Glorious, la que monté con Elba Escobar, tiene un humor bien llevado. Serrat es un autor urbano, que maneja la poesía de Machado y otros españoles. Es maravilloso porque posee un lenguaje que puede llevar al espectador desde el humor hasta la nostalgia”, señala.

Canciones como “Nací en el Mediterráneo”, “Cada loco con su tema”, “Aquellas pequeñas cosas” y “Soneto a mamá” van apareciendo, sea en medio del show de Penélope o en la intimidad de su madre. Surgen como cortinas, tanto en la voz del ídolo, como en los arreglos de Guillermo Carrasco.

“Nosotros como teatreros –indica Uribe– tenemos la obligación de que la gente salga de la sala con una reflexión. El teatro está hecho para eso. Que el público se vea reflejado en la realidad que se está viviendo en el escenario. Hay una magia que ocurre en el teatro. Es un momento único y maravilloso, y además es irrepetible”.


Mi madre, Serrat y yo

Funciones: viernes y sábado, 8:00 pm; domingo, 6:00 pm

Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana

Entrada: 150 bolívares

Venta: taquillas y www.ticketmundo.com

Información: corpbancacentrocultural.com y teléfono 206-1149