• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Serrat reflexiona con voz de mujer

Ensayo de la obra "Mi madre, Serrat y yo"/Leonardo Noguera

Ensayo de la obra "Mi madre, Serrat y yo"/Leonardo Noguera

El repertorio musical del cantautor catalán sirve de hilo conductor para la trama de la pieza Mi madre, Serrat y yo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay padres que consiguen el nombre para sus hijos en los almanaques, en algún prócer y hasta en combinaciones nominales riesgosas. Lucía (Julie Restifo) prefirió bautizar a su hija con el título de una canción de Joan Manuel Serrat: “Penélope”, una balada en forma de mujer que toma prestada la voz de Samantha Dagnino para contar su historia.

 Mi madre, Serrat y yo es una comedia de Carlos de Matties en la que la psique de Penélope toma forma de escenario, que hace las veces de apartamento, bar y hasta cine porno, espacios que tienen la huella de alguna anécdota con su madre. Ese personaje que se dibuja sobre las tablas con irreverencia y desparpajo, cuyo fanatismo por Serrat era tal que hasta los ringtones de su teléfono celular eran canciones de él.

Micrófono en mano, Penélope alimenta con líricas la máquina del tiempo que la acerca a los recuerdos de su difunta madre, memorias a las que les da una segunda lectura a la luz de la madurez que le dejó su partida.

Lucía, una mujer por demás sexual, fue paradójicamente autora de cuentos infantiles. En el diálogo con su hija va soltando ideas que trata de plasmar sobre el papel antes de que se le escapen, para luego domesticarlas con ingenio y una computadora. Sobreviviente de la época de la máquina de escribir, tuvo que asumir la onda tecnológica sin hacer resistencia, y aunque no es su fuerte, algo sí tiene claro: “Windows Vista es una porquería”.

Penélope, la hija racional, constantemente evade sus emociones y el único beneficio que obtiene de su matrimonio son medicamentos gratuitos. La relación con su esposo, el farmaceuta José Mari, parece estar de mal en peor, de peor a mejor, de mejor a veremos.

Joan Manuel Serrat calcó, sin declararse culpable, la vida de estas dos mujeres a lo largo de su discografía. Fragmentos de sus canciones “Nací en el Mediterráneo”, “Cada loco con su tema” y “Aquellas pequeñas cosas” arman un rompecabezas auditivo en la mente de Penélope, la dueña de su historia y de los recuerdos que le heredó su madre.

La hija labra su destino de manera metódica; la madre, prefiere dejarle su suerte al horóscopo chino. Pathos y Logos bajo un mismo techo. El corazón dio a luz a la razón, y en el camino se separaron, pero se siguen dando de la mano con la música de cómplice.

 

Mi madre, Serrat y yo

Sala de Conciertos, Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana

Funciones: jueves 28 al domingo 31 de marzo, 6:00 pm

Venta: taquillas y www.ticketmundo.com