• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Seres marginados cuentan su historia al calor de un burdel

Foto Williams Marrero

Foto Williams Marrero

Elba Escobar afronta su quinta experiencia como directora con El pez que fuma, una pieza escrita por Román Chalbaud en 1967 que reúne a un grupo de prostitutas y chulos. El montaje es protagonizado por Caridad Canelón y Carlos Cruz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde su rincón del burdel, con el ojo hundido en el telescopio, Bagre se dedica a observar el cielo. “La Tierra está convulsionada, como si sintiera un gran dolor”, advierte. Sus palabras son el prefacio de la tragedia, la violencia, la alegría y el amor que sacudirán a los habitantes de ese submundo de licores, sexo y desayunos a mediodía.

La pieza El pez que fuma regresa a las tablas para celebrar 45 años de su estreno. Escrita por Román Chalbaud en 1967 y adaptada al cine en 1977, con guión de José Ignacio Cabrujas, centra su historia en La Garza, una mujer de carácter fuerte que ama y sufre con la misma intensidad con la que regenta su prostíbulo y a quienes viven en él. El montaje, que se presentará esta noche en el Teatro Trasnocho, es dirigido por Elba Escobar y producido por Oswaldo Estrada.

“Una de las cosas que me interesa es contar la historia no desde los arquetipos, sino desde lo humano de cada personaje. En la película el protagonismo era de Dimas, que lo hacía Miguelángel Landa; la obra de teatro tiene una visión mucho más sustentada en la mujer, en lo ilusa que es a la hora de enamorarse y cómo es traicionada por sus propias pasiones”, explica Escobar, quien ha dirigido otros cuatro montajes entre los que están Relatos borrachos y Palabras encadenadas.

En El pez que fuma, que tomó su nombre de un burdel que existió en la carretera vieja Caracas-La Guaira, 14 personajes –prostitutas, alcohólicos, chulos, homosexuales– muestran al espectador su cotidianidad, mientras sobre ellos gravitan la corrupción, el poder y el control. “Lo bello de la dramaturgia de Román es que él rescata a estos marginados sin vulgarizarlos. Ninguno dice groserías, porque no hace falta. No es de eso de lo que se trata, sino de vivir, de defender sus principios, sean cuales sean, como cualquiera de nosotros”, agrega la directora.

 

Poder con tacón. “¿Quién es el macho?”, le pregunta La Garza a Dimas, mientras se menea lentamente entre sus piernas. “Tú, mi amor”, le responde. “Así es, mi carajita”, sentencia ella complacida. Caridad Canelón es la encargada de interpretar a una mujer que es furia y remanso cuando le interesa. El resto del elenco lo completan Carlos Cruz, Antonio Cuevas, Mayra Africano, Ivette Domínguez, Coquito, Marcos Alcalá, Francisco Medina y Jesús Núñez, entre otros.

“Se trata de un personaje hermosísimo que ha sido interpretado por grandes actrices. Estoy muy contenta. La historia ha sido muy controversial; creo que Chalbaud fue el primero a quien se le ocurrió mostrar a Venezuela como un burdel, y además de forma tan poética”, expresa Canelón.

Una de las interpretaciones más recordadas fue la que realizó Hilda Vera para la película homónima –la primera precandidata por Venezuela para competir en los premios Oscar como cinta extranjera, en 1978–. De la actriz, Canelón recuerda su profesionalismo: “Era una mujer que no sólo llegaba temprano y se sabía sus cosas, sino que se tomaba muy en serio todo lo que le tocaba hacer. De ella aprendí esa seriedad, esa mística, ese respeto. Era una mujer entregadísima”.


Las versiones del burdel

La obra El pez que fuma debutó sobre las tablas en 1968. En ese entonces, la producción estuvo a cargo del recién fundado Nuevo Grupo y fue dirigida por Horacio Peterson; en manos de la actriz Gloria Mirós quedó el papel de La Garza. Con los años vinieron otras adaptaciones. En junio de 1985 se presentó en el Teatro Los Cedros, bajo la dirección de Alberto Sánchez, con decorados realizados por Pedro León Zapata y un elenco que incluyó a Judith Vásquez. Luego, en abril de 1994, la pieza se montó en el Teatro El Paraíso, que está ubicado en el viejo auditorio de la Casa Sindical, dirigida por José Ignacio Cabrujas. Mimí Lazo –que había tenido una corta aparición en la versión cinematográfica– encarnó a La Garza; el resto de los personajes principales estuvieron a cargo de Aroldo Betancourt, Luis Fernández y Carolina Perpetuo. La adaptación más reciente había sido, hasta ahora, la del director Dairo Piñeres, presentada en julio de 2009 en la Sala Rajatabla con un elenco integrado por estudiantes de Unearte.


El pez que fuma

Teatro Trasnocho, Trasnocho Cultural, centro comercial Paseo Las Mercedes

Estreno: hoy

Funciones: viernes y sábado, 10:00 pm; domingo, 8:00 pm

Entrada: 180 bolívares