• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La Semana de la Moda de Miami acoge un desfile de vestidos de noche

La firma paraguaya Magnolia, la venezolana Olga Bolaños, la modista algeriana Fadila Kihel y la polaca Teresa Rosati fueron algunas de las presentes en este desfile que acogió las más variopintas motivaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las pasarelas de la Semana de la Moda de Miami albergaron un abanico de diseños para vestidos de noche durante el desfile "Evengingwear", en el que algunas firmas latinoamericanas destacaron con sus propuestas para galas nocturnas.

La firma paraguaya Magnolia, la venezolana Olga Bolaños, la modista algeriana Fadila Kihel y la polaca Teresa Rosati fueron algunas de las presentes en este desfile que acogió las más variopintas motivaciones.

Magnolia, dirigida por Inés Ojeda y Raquel Manzoni, subió a la tarima de la Semana de la Moda la colección "Magnolia Resort Sunset", inspirada "en el atardecer náutico" y en el que se exhibieron trajes entallados con rallas y colores que van desde los pálidos hasta los oscuros, emulando la gama de tonalidades del fin del día.

"Presentamos una amplia variedad en relación al volumen que resalta la silueta para mostrar la sombra que se genera de uno mismo en el atardecer", explicó a Efe Raquel Manzoni, durante los preparativos previos al desfile de hoy.

Por su parte, Fadila Kihel, que originalmente diseñaba vestidos de novia, dijo que buscó "la perfección femenina" en la propuesta de vestidos de noche que presentó hoy, inspirados en la cultura árabe y la influencia francesa.

Teresa Rosati presentó su colección "Elaxi", una selección de diseños en los que predominaron los vestidos cortos en tonos verdes, blancos y claros, salpicados con brillantes que resaltaron la figura femenina.

Como es habitual en sus diseños, la creadora polaca incluyó en algunas de sus prendas detalles en forma de rosas, y presentó además una selección de vestidos largos con tonalidades más oscuras.

La venezolana Olga Bolaños, una veterana con más de treinta años de trayectoria profesional, presentó un conjunto de vestidos con los que buscó resaltar "la cultura latina", y en los que encontraron cabida trajes de color blanco a base de materiales veraniegos como el lino.

Para la puesta de largo, Bolaños exhibió diseños verdes, amarillos y rojos con ondulaciones.

El momento más emotivo del desfile lo puso la hija de Olga Bolaños, quien al finalizar la pasarela salió con una bandera de Venezuela, en clara llamada de atención por la crisis que vive su país, tras lo cual se fundió en un abrazo con su madre, quien no pudo reprimir las lágrimas.