• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Screening Room: un servicio que divide a la industria

La idea de Sean Parker no es original. Steven Spielberg es uno de los directores que apoyan la iniciativa | Foto Archivo El Nacional

La idea de Sean Parker no es original. Steven Spielberg es uno de los directores que apoyan la iniciativa | Foto Archivo El Nacional

La plataforma ideada por Sean Parker, que plantea el estreno simultáneo de cintas en Internet, aterroriza a Hollywood. Podría afectar a distribuidores y exhibidores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los servicios de streaming han roto la barrera entre el cine de masas y la experiencia en solitario. Internet ha sido juzgado como una amenaza que podría acabar con la industria. Este es el mayor temor de algunos en Hollywood. El debate se intensificó luego de que el emprendedor Sean Parker, ex presidente de Facebook y creador de Napster, dio a conocer su proyecto Screening Room.

Se trata de una plataforma que permitirá a los usuarios ver películas el día de su estreno desde sus casas. Funcionará con un dispositivo de 150 dólares, con el que se alquilarán filmes por 50 dólares.

El proyecto ha tenido detractores. Warner y Disney lo rechazaron, así como los directores Christopher Nolan y James Cameron. Pero Steven Spielberg, Peter Jackson, J. J. Abrams y Martin Scorsese están a favor.

La idea no es original. En 2013 Netflix, el mayor distribuidor de videos on-demand, hablaba de estrenos en simultáneo, pero aún no lo ha logrado. En 2011 Directv intentó hacer lo propio, sin éxito.

En España también era esa la intención de Micineonline.com. El proyecto comenzó en 2014 con un sistema de pago por ticket: 2,99 euros por película. Algunas han sido de estreno en ese país, pero no en paralelo con las salas.

Quizás lo que ha frenado estas iniciativas ha sido el descalabro del sistema usual de distribución: una película se estrena en el cine y luego en televisión; se vende en servicios de video on-demand y se lleva a casa en formatos DVD o Blu Ray.

Parker aseguró que todos ganan. De los 50 dólares que cuesta alquilar la película en Screening Room, los cines recibirían 20 y los estudios 10. Además, el servicio contaría con una tecnología antipiratería.

Bernardo Rotundo, presidente de Gran Cine, asegura que en Venezuela esta plataforma ayudaría a acabar con el contrabando y que todas las partes involucradas en la realización de un filme recibirían su pago de forma lícita. “Trae muchos beneficios y no competiría con las salas, solo brinda una opción más al espectador”, dice.

Además, piensa que las producciones nacionales se beneficiarían más porque las cintas tendrían una mayor vida de exposición.

El cineasta Alejandro Hidalgo se apega a la experiencia de la sala. Asegura que el servicio atenta contra distribuidores y exhibidores. El director de La casa del fin de los tiempos considera que la plataforma no es factible en el país por los costos elevados de adquisición y las limitaciones de Internet.

Los modelos de negocio seguirán luchando por su lugar. En 2015 la taquilla en Estados Unidos batió récord al recaudar 11 millardos de dólares, 7,4% más que en 2014. Netflix, Amazon y Hulu han aumentado sus suscriptores. Mientras, el usuario aumenta la demanda de nuevas opciones.