• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Sarabia revela los secretos de la sazón de su familia

Bautizo del libro Las Recetas de mi Abuela de Tania Sarabia | Williams Marrero

Bautizo del libro Las Recetas de mi Abuela de Tania Sarabia | Williams Marrero

Entre las 100 entradas se encuentran la polenta, el hervido de pescado y la polvorosa de pollo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las recetas de mi abuela es el título del libro de cocina de Tania Sarabia editado por Los Libros de El Nacional, en el cual pueden leerse las instrucciones para preparar los platos criollos que su abuela enseñó a otras cocineras y que fueron posteriormente elaborados por las tías de la actriz: Cruz, Olga y Lola.

“De todas las que se encuentran en el libro, mi favorita es la receta para hacer las hallacas, por sus ingredientes. Su sabor es único: no llevan carne sino pura gallina, pavo y cochino, aderezados con aceitunas, almendras y pasas. Y mi abuela dividía los caldos de la gallina y el cochino en dos porciones, una para ponérsela a la masa y la otra al guiso”, dice Sarabia, que por estos días actúa en la obra Profundo de José Ignacio Cabrujas, dirigida en esta ocasión por Héctor Manrique.

 

Honrar la tradición. La intérprete explica que la publicación es un tributo a su abuela Lucía, que tuvo el privilegio de vivir casi completo el siglo XX venezolano, pues nació en 1901 y murió en 2005: “Este libro que trabajé con Rosalexia Guerra y Julio Bolívar, de Los Libros de El Nacional, es un homenaje a esa mujer, que quería que nuestras tradiciones venezolanas no se perdieran nunca. Por eso se tomó el trabajo de enseñarle a cocinar a mis tías y a mí”.

Esa experiencia de 104 años está vertida en el texto, por lo que allí se encuentran formas de preparar platos tradicionales que ya casi no se usan. Una de las ventajas de esa longevidad es que abuela y nieta pudieron traducir juntas sus notas, porque en los originales las recetas se hacían con una locha de mantequilla, real y cuartilla de harina o con medio real de azúcar. “Tuvimos que probar hasta que pudimos convertir esas instrucciones en tazas y cucharadas, pues a pesar de que estaba viejita y ciega conservó su cabeza intacta hasta el final”, recuerda Sarabia, que en su casa hace frecuentemente el asado negro y el pollo sudado, así como los hervidos, que le gustan porque no llevan cubitos.

 

Sobre la publicación. El libro está divido en siete secciones: sopas, potajes y consomés; pasteles, panes y pastas; arroces; carne, pollo y pescado; ensaladas; postres; y salsas. Entre la centena de recetas que allí pueden encontrarse hay fórmulas para sacarle el sabor al hervido de pescado o la olleta de gallo, dos de los platos incluidos en la publicación, que reúne las preparaciones de otros como la polenta de masa, el pudín de arepa, el mondongo –la versión oriental y el de res–, la ensalada de pepitonas y los cambures titiaros envueltos.

Los paladares de quienes pongan en práctica las recetas que compila la publicación encontrarán algo más que los platos de la cotidianidad de una familia, pues también hallarán delicias de la cocina nacional que los harán pensar en la Caracas que se fue. “La del hotel Majestic o de los techos rojos”, expresa Sarabia, citando a su abuela.

El libro se bautizó en la sede del diario El Nacional en Los Cortijos. El acto contó con las palabras de Mariana Otero y del humorista Claudio Nazoa.