• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Salón Arturo Michelena sobrevive

66º Bienal Salón Arturo Michelena inicia este domingo | Foto: Cortesía Salón Arturo Michelena

66º Bienal Salón Arturo Michelena inicia este domingo | Foto: Cortesía Salón Arturo Michelena

El domingo se inaugurará en Valencia la 66° exposición del encuentro. Algunos expertos dicen que es una de las vitrinas más importantes del arte, pero otros piensan que debe rediseñarse

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para nadie es un secreto que el Salón Arturo Michelena, convertido en bienal desde 2004, ha sobrevivido en los últimos años como un naufrago que resiste los embates de las olas antes de llegar sano a la orilla. La pérdida de la sede de la institución en 2007, cuando fue tomada por un grupo de trabajadores del Ateneo de Valencia, obligaron a los organizadores a buscar otros medios para gestionar económicamente su realización, entre ellos vinadas y subastas, y a recurrir a espacios alternativos para exponer las obras participantes.

Con esa modalidad funcionó la edición número 65, celebrada en 2010, y bajo ese mecanismo se desarrolló la de este año, que se inaugurará con la exposición oficial el domingo y que tendrá 3 sedes: la Galería Universitaria Braulio Salazar, el Gabinete del Dibujo y la Estampa de Valencia y el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre. Los ganadores se anunciaron esta semana: J. J. Moros (Premio Arturo Michelena por Espacio para un marco cuadrado), Rafael Rangel (Premio Andrés Pérez Mujica por Blanco sobre blanco), José Vivenes (Premio Braulio Salazar por Reposo de ayer), Sachenka Oropeza (Premio Antonio Edmundo Monsanto por Flagelación) y Javier León (Premio Armando Reverón por Aula Magna).

La curadora Bélgica Rodríguez, que formó parte de los miembros del jurado de la edición más reciente, asegura que a pesar de los obstáculos que ha debido superar el encuentro durante el último lustro el salón es uno de los grandes referentes del arte nacional. “Es el de más larga data de la historia de Venezuela. Fue creado en 1943. Fue, ha sido y será un premio consagratorio, especialmente en estos momentos tan fuertes que vive la plástica en el país. Concurre un grupo de artistas importantes. Ahora es bien difícil que un creador se consagre por la falta de espacios y las escasas posibilidades de ver buenas exposiciones. Un artista, para formarse, aparte de su sensibilidad y talento, necesita una práctica importante como ésta. Hay que hacerlo cada vez que toque. Es parte de seguir en la tarea de despertar sensibilidades, de culturizar a un público en las artes”.

El experto en arte Perán Erminy considera que es lamentable la situación en la que se ha visto inmerso el salón de arte más longevo del país. “Quitarle la sede fue un sinsentido contra el Ateneo de Valencia, que sobrevive pero maltrecho, disperso. Hay que ser un baqueano de Valencia para poder hacer el recorrido de la bienal, algo muy difícil, sobre todo para un espectador como yo, que está acostumbrado a hacer esos trayectos a pie. A pesar de eso, creo que sigue siendo un salón importante. El resultado de este año y de los anteriores son acogidos con mucho respeto. Creo que es una buena oportunidad para aprovechar algunos puentes que se tienden con el oficialismo. Por ejemplo, hace poco Pdvsa La Estancia le hizo un homenaje a Alirio Oramas y él dijo que lo que más le emocionaba era ver a todos sus amigos de distintas tendencias unidos. El Salón Arturo Michelena debe recuperar su lugar. Ojalá se abra el camino”.

A lo largo de los años el salón ha recibido buenos comentarios, pero también ha sido objeto de críticas y controversias. Algunas voces del arte piensan que los organizadores deben revisar las bases. Es el caso del curador Miguel Miguel: “Como no pocas cosas que suceden en arte y sobre todo en Venezuela, los momentos estelares de ciertos eventos o instituciones duran demasiado poco. Una de esas cosas es el otrora prestigioso e interesante Salón Arturo Michelena. Con el respeto que les tengo a algunos artistas que lo han ganado últimamente, sobre todo los que obtuvieron los dos premios principales del que se inaugurará el domingo, esa exposición no tiene la relevancia que tuvo hace aproximadamente tres décadas. Creo que debería revisarse para así restituir la seriedad e importancia que tenía en el siglo pasado”.

La curadora e investigadora Ruth Auerbach dice que hay que tocar el tema con cautela. “Un salón es un espacio de diálogo y confrontación, todos los artistas necesitan eso y, por lo tanto, tiene que seguir, pero hay que rediseñarlo e identificar las necesidades de los creadores, plantearse cómo hacer para que esos espacios retomen la dinámica que tuvieron en su momento. Actualmente ni el Michelena ni ningún otro es referente de lo que pasa en el país por diversos motivos, entre ellos la situación museística y la falta de academias. La buena voluntad de un grupo no basta. La organización debería ser una responsabilidad compartida entre el Estado, la Gobernación y las iniciativas privadas”.

Al curador Félix Suazo le preocupa la continuidad del encuentro debido a la polarización política. “¿Cuánto tiempo puede operar un proyecto de tanta significación fracturado y fuera de su sede? Aunque reconozco la labor de los organizadores y de los artistas, creo que es un proyecto que nos muestra incertidumbres, pero no de los creadores que participan, sino de la manera cómo seguimos emprendiendo proyectos en el país. Por ejemplo, esto se celebra aún sin solucionarse el litigio de la sede”.  

66º Bienal Salón Arturo Michelena
Galería Universitaria Braulio Salazar, Parque Universitario Dr. Fabián de Jesús Díaz, avenida Andrés Eloy Blanco, urbanización Prebo, Valencia
Inauguración: domingo, 11:00 am
Entrada libre