• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Salmos según Stravinsky y Bernstein en 150 voces

El concierto corresponde a una continuación de la celebración por los 30 años del TTC | Cortesía Fundación Schola Cantorum de Venezuela

El concierto corresponde a una continuación de la celebración por los 30 años del TTC | Cortesía Fundación Schola Cantorum de Venezuela

La Schola Cantorum compartirá en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la actualidad se suele mirar a los grandes compositores de siglos pasados como entidades separadas y supremas. Al decir Stravinsky no se piensa en un hombre de carne y hueso. Es un nombre que remite a la fuente de algunas de las melodías y armonías más hermosas que ha generado el ser humano. Algo parecido ocurre ya con Leonard Bernstein, artista fallecido en 1990 y quizá el primer estadounidense en pertenecer al olimpo de la música clásica.

Resulta que el ruso y el autor de la banda sonora de West Side Story se conocieron. Bernstein confesó ser un gran admirador del autor de La consagración de la primavera. Y ambos escribieron obras inspiradas en la lectura de salmos. Stravinsky creó la Sinfonía de los salmos y su colega americano presentó los Salmos de Chichester, que culminó por encargo de la catedral de Chichester, pequeña ciudad del sur de Inglaterra, en 1965.

Ambas piezas serán presentadas hoy en la sala Ríos Reyna como parte de la celebración de los 30 años del Teresa Carreño. María Guinand llevará la batuta frente a la Sinfónica Municipal de Caracas y cerca de 150 voces distribuidas entre la Schola Cantorum de Venezuela, la Schola Juvenil, el Orfeón de la Universidad Simón Bolívar y el Coro de Ópera Teresa Carreño.

“Son obras diferentes, pero ambas comparten la fuente de inspiración –dice Guinand–. No tienen una orquestación tradicional. Su lenguaje armónico y melódico es muy personal, pero te sientes inmerso en el siglo XX. La de Stravinsky está basada en textos de profunda reflexión personal y termina con un gran canto de alabanza, va de lo íntimo a lo exultante. La de Bernstein se concentra en otros textos, exhibe otra manera de recitar las oraciones y al final recoge esa idea que está presente en la Novena sinfonía de Beethoven: ‘Qué bello que todos los hombres puedan vivir en armonía”.

“Tienen 30 años de diferencia –continúa Guinand–, y creo que Bernstein tuvo a Stravinsky como punto de partida. No es casual que su pieza tenga también 3 movimientos. A mí me resulta esperanzador poder cantarlas con toda una nueva generación de jóvenes”.


Schola Cantorum: Gala Stravinsky-Bernstein

Hoy

7:30 pm

Sala Ríos Reyna, Teatro Teresa Carreño, Los Caobos

Entrada libre