• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Rosario Prieto coquetea con sus mejores recuerdos amorosos

“No veo ningún canal porque no soporto la mediocridad”, afirma la intérprete | Foto Jesús Ruiz

“No veo ningún canal porque no soporto la mediocridad”, afirma la intérprete | Foto Jesús Ruiz

Se lamenta de la escasez de lugares para presentarse. “Los que no somos afectos al Gobierno no tenemos derecho a las salas”, dice

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras Rosario Prieto habla, de la memoria le surgen antiguos personajes y de repente se encuentra recitando parlamentos de obras de teatro. Afirma sin vacilación que lo que vale en la vida es la actitud y recuerda el cierre de RCTV, de donde dice que salió sólo “con un chequecito” luego de 50 años de trabajo. De ese momento, que la llevó a la depresión, agradece la ayuda de amigas como Liliana Meléndez y Mayra Africano. “Ellas me llamaban y me decía que el tiempo no se había acabado para mí”, recuerda.

La actriz, que llegó a Venezuela cuando tenía 2 años de edad, acumula 108 telenovelas, 50 obras de teatro y 12 películas. Ahora regresa a los escenarios con Viuda de varios, un unipersonal en el que habla de sus amores, pero sólo de aquellos que realmente fueron importantes.

—¿Cómo fue el proceso de escritura de la obra?

—Lo hice porque quería tener un espectáculo para mí, que el dinero recolectado fuera a asociaciones benéficas y no tener que pagar derechos de autor. Yo escribo mucho, ahorita estoy redactando mis memorias, que no saldrán hasta que me vaya porque no quiero que nadie me vaya a demandar (risas). Le escribí mucho a mi última pareja y también cosas a mis nietos y bisnietos. Con respecto a Viuda de varios, nunca imaginé que fuera un montaje tan colorido en el texto, en el movimiento, en la respiración, en el venenito.

—Ha hecho varios monólogos, ¿le gusta estar sola en el escenario?

—Sí, porque me acostumbré a trabajar con lo que llamamos los fantasmas. Con el unipersonal tienes la posibilidad de jugar con muchos elementos; además, es una historia en la que hay otros personajes, sólo que no están en cuerpo presente.

—¿Qué cambios ha visto en los que se presentan en el país?

—Ahora se hacen más porque son fáciles de trasladar. Debes trabajar con escenografías medio montadas para poder sacarlas rápido de una sala. Tampoco tenemos teatros, algunos de los que existen son inventos, como el Urban Cuplé. Los que no somos afectos al Gobierno no tenemos derecho a las salas. Se nos quitó el Teatro Nacional, el Municipal, el Ateneo de Caracas, entonces, ¿qué hacemos? Inventar, porque no contaban con nuestra astucia.

—¿Cómo evalúa las producciones de la televisión nacional?

—Voy a ser sincera: no veo ningún canal porque no soporto la mediocridad. No quiero decir que todos son mediocres, pero antes para ser actriz tenías que estudiar. Ahora cualquiera es actor y es una lástima por ellos mismos, porque los ves en dos o tres novelas y nunca más. Una Marina Baura duraba nueve años de protagonista.

—De su experiencia en la formación de los jóvenes, ¿cuáles son las inquietudes que manifiestan?

—Primero debo decir que hay mucho talento. Lástima que en este momento no tenemos cómo hacer que salga al aire. Y eso es lo que me dicen: que se preparan pero no saben dónde pueden actuar.


Viuda de varios

El Cuplé Lounge & Bar, Urban Cuplé, CCCT

Estreno: 1° de septiembre

Funciones: domingo, 6:00 pm

Entrada: 200 bolívares