• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Rock and Mau recordó a Simón Díaz en el bautizo de su segundo disco

Horacio Blanco celebró la libertad de pensamiento que promueve el proyecto Rock and Mau | Foto: Omar Véliz

Horacio Blanco celebró la libertad de pensamiento que promueve el proyecto Rock and Mau | Foto: Omar Véliz

El proyecto musical celebró tres años de conciertos, en los que la música venezolana se funde con el rock y el pop

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin las fronteras propias de los géneros musicales y sin ninguna clase de prejuicios, el proyecto Rock and Mau celebró el sábado tres años de hermandad entre los sonidos musicales de Venezuela con el rock y el pop. Además, bautizó su segundo disco, dedicado íntegramente al maestro Simón Díaz, pieza fundamental de la música nacional.

Por la tarima desfilaron noveles y consagrados cantantes venezolanos, que aceptaron la invitación de los músicos de la Movida Acústica Urbana para hacer que sus temas sonaran a ritmo de tambor de Patanemo, gaita de tambora, merengue caraqueño, tambor veleño, entre otros ritmos propios de esta tierra. El encargado de abrir el concierto, que tuvo una duración de tres horas, fue Alberto Arcas de Okillis, quien interpretó “Gritarte” como calipso.

Su paso por la tarima fue el comienzo de una noche en la que la energía de la audiencia subía conforme corrían las interpretaciones de los músicos invitados, entre los que estaban: los vocalistas de Americania, Telegrama, Alfred Gómez Jr, Rawayana, Apache y Cotur MC de Cuarto Poder, Buena Parte, Andre Azulado, Tomates Fritos, Los Colores, OneChot, Laura Guevara, Servando Primera, Gaélica y Horacio Blanco.

El primer pico de emoción lo protagonizó el vocalista de Desorden Público cuando interpretó “Allá cayó”, con la que puso a bailar a los presentes. Otro momento memorable fue la interpretación de “Tonada de luna llena”, por parte de Laura Guevara. Servando logró emocionar cuando interpretó “Cómo quisiera” y luego presentó una improvisación como el mejor de los copleros criollos. Las dos apariciones de Gaélica dejaron claro lo querida que es la agrupación entre el público y OneChot fue celebrado con su Rotten Town al ritmo de gaita de tambora.

El cierre de la jornada reunió a todos lo músicos en la tarima del Aula Magna para bautizar con pétalos de rosas el segundo disco del proyecto musical. Álvaro Paiva, líder del proyecto, agradeció a los rockeros por sumarse a la movida, y Horacio Blanco destacó que el encuentro musical es un ejemplo de unión para el país, en el que cada visión es respetada.