• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Robots y monstruos

La película rescata el espíritu de Ultramán y Mazinger Z para las nuevas generaciones

La película rescata el espíritu de Ultramán y Mazinger Z para las nuevas generaciones

Titanes del Pacífico, la película más costosa del mexicano Guillermo del Toro y su regreso como director luego de cinco años, rescata el espíritu de Ultramán y Mazinger Z para las nuevas generaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La lucecita titilante en el pecho de Ultramán que recordaba, con una filosofía de la angustia, que todo tiene un límite de tiempo. La melena dorada de Goldar en Monstruos del espacio. Las armas de Mazinger Z: puños voladores, rayos fotónicos, mirada láser y aliento huracanado.

Para los niños que nunca maduraron por completo dentro de trajes con corbata y que se decepcionaron con el desarrollo de la ruidosa saga Transformers, y para los niños verdaderos que jamás conocieron aquel espíritu de la televisión y el cine japoneses de los años sesenta y setenta, el mexicano Guillermo del Toro trae a quienes podrían ser los héroes inesperados de las vacaciones, las barajitas de una especie de mundial de fútbol de robots gigantes con nombres espléndidos: el australiano Striker Eureka, el estadounidense Gipsy Danger, el ruso Cherno Alpha, el japonés Coyote Tango y el chino Crimson Typhoon, entre otros. Se presentan con sus 25 pisos de estatura.

Luego de 5 años de retiro como director, el nerd del cine fantástico de Guadalajara (un adicto al trabajo y obeso adicto a los postres que, durante todo este tiempo, participó como productor o guionista en películas como El hobbit y La leyenda de los guardianes) regresa con Titanes del Pacífico, su cinta más costosa hasta la fecha: aproximadamente 180 millones de dólares y su homenaje a Japón como miembro de la generación que se amamantó con el sentido de lo descomunal de Godzila, Mazinger Z, Ultramán y la menos conocida Mothra. Después de 3 años de preparación, la mayoría de ellos arreglando los efectos especiales en la computadora (que ahora permiten crear prácticamente cualquier imagen, sin necesidad de asaltar una metalúrgica para construir robots), el estudio Warner Bros casi de manera literal le tuvo que arrancar el filme de las manos para estrenarlo a finales de 2013.

“He visto Titanes del Pacífico más de 100 veces y, aunque me encanta cómo quedó, volvería al cuarto de edición para seguir acomodando detalles”, confesó el realizador de El laberinto del fauno, Hellboy, Mimic y El espinazo del diablo, cuya esposa, Lorenza Newton, reveló que sólo se toma siete días libres cada año.


Orgánico y metálico. Los protagonistas de Titanes del Pacífico son los robots gigantes (mecha, en el argot del menjurje japonés de ciencia ficción y melodrama), llamados Jaegers, que debido a su complejidad deben ser manejados obligatoriamente por lo menos por dos pilotos humanos, cuyas emociones y sentimientos quedan conectados de manera automática e inevitable.

Pero que nadie olvide a los monstruos de origen extraterrestre (kaiju): quizás el televidente nostálgico no recuerda tanto sus nombres como los de Mazinger Z o Ultramán, pero formaban parte insustituible de la experiencia. En este caso emergen de un agujero en el Pacífico para destruir Osaka, Hong Kong, Seattle o San Francisco y tienen nombres como Cabeza de Cuchillo, Espalda de Cuero (que se mueve como un gorila), Otachi (una especie de dragón) y Onibaba (similar a un crustáceo). La batalla final, y monumental, será entre lo orgánico y lo metálico.

Como suele ocurrir en las películas de Guillermo del Toro, no hay grandes estrellas: entre los rostros más conocidos del reparto están la japonesa Rinko Kikuchi, la sordomuda de Babel, y el veterano de la quijada de cavernícola, Ron Perlman, actor fetiche del cineasta mexicano. Del Toro asegura que, a diferencia de la mayoría de los filmes de superhéroes que se estrenan ahora en vacaciones, la protagonista de Titanes del Pacífico es una estética antimilitarista para toda la familia, sin mensajes de violencia gratuita para los más pequeños y cierta poesía épica de escenas bajo la lluvia o en el océano: “No hay armamento, no hay brutalidad física. Únicamente un espectáculo de peleas más allá de una escala humana. Si al ver a un kaiju chocando contra un robot mecha, que es como ver a un huracán contra un tornado, vuelves a ser un niño por un momento, me sentiré contento como director”.


Titanes del Pacífico

(Pacific Rim)

Ciencia ficción. Estados Unidos, 2013

Director: Guillermo del Toro

Reparto: Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Ron Perlman

2 horas y 12 minutos

Desde hoy en cines (también en 3D)