• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Robin Williams no le hizo caso a su padre

Robin Williams tenía 63 años | Foto AP / Archivo

Faltan por estrenarse tres largometrajes con la participación de Robin Williams | Foto AP / Archivo

El primer Globo de Oro lo ganó por su interpretación de un extraterrestre en Mork y Mindy, serie que se transmitió en los años setenta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Era difícil encontrar ayer a alguna persona que no se refiriera a la muerte de Robin Williams. En las panaderías mientras se tomaban un café, en un taller mecánico o el autobús alguien comentaba lo ocurrido con el actor de 63 años de edad que se ahorcó en su residencia con una correa.

A muchos les costaba creer que una persona que hizo reír a tantos en sus películas sufriera de depresión profunda, incluso algunos apenas se enteraban de sus problemas con el alcohol y las drogas, adicciones que nunca fueron un secreto y de las que hizo alusión en entrevistas y sus presentaciones de stand-up comedy.

“Es la forma en la que Dios te dice que estás ganando demasiado dinero”, llegó a decir sobre la cocaína.

Se recordaba como un niño tímido que hacía reír a su madre, Laura Williams, con las imitaciones de la abuela. Cuando empezó la secundaria ese temor empezó a quedar rezagado gracias al teatro, una vocación que lo llevó a la Academia Juilliard, en Nueva York, donde estudió Artes Dramáticas con Christopher Reeve.

No fueron pocos los enfoques que se hicieron en medios tradicionales y digitales sobre la trayectoria. France Press, incluso, buscó alguna explicación de lo ocurrido. “Los artistas son a menudo gente más sensible, que siente más fuerte las emociones. Eso genera escritores, poetas, músicos y actores de gran calidad, aunque detrás hay a menudo personas ansiosas, deprimidas, angustiadas o bipolares”, declaró a la agencia de noticias Michel Reynaud, jefe del Departamento de Psiquiatría y Adicciones del hospital Paul Brousse de París.


Decenas de roles. En la página  especializada IMDB hay 102 registros de Williams como actor en películas, cortometrajes y series de televisión. El primero es de 1977, cuando se estrenó Can I Do It 'Till I Need Glasses?, una comedia con chistes sexuales del que se consiguen extractos en Youtube.

Fue un año después cuando empezó a transmitirse la serie Mork y Mindy, en la que interpretó al extraterrestre que le permitió ganar en 1979 su primer Globo de Oro en la categoría de televisión.

El premio lo volvió a recibir en 1988 –esta vez en el renglón de cine– por la película Buenos días, Vietnam, un papel por el que fue nominado por primera vez al Oscar como Mejor Actor, pero no ganó. Lo mismo ocurrió por La sociedad de los poetas muertos (1989) y El rey pescador (1991).

La estatuilla de la Academia finalmente la obtuvo como Mejor Actor Secundario por En busca del destino (1997). “Especialmente, quiero dar las gracias a mi padre, allá arriba, ese hombre que cuando le dije que quería ser actor, dijo: ‘Maravilloso, solo tienes que tener un trabajo de verdad, como el de soldador”, expresó Williams cuando recibió el premio.

Si bien fueron varios los reconocimientos de importancia, hubo interpretaciones que no gustaron mucho, como las de El hombre bicentenario y Una señal de esperanza, por las que estuvo en liza al Razzie como peor actor.

Hace dos años su fortuna era de aproximadamente 130 millones de dólares, pero en 2013 se declaró en quiebra debido a sus dos divorcios. Sin embargo, los tres hijos que tuvo se han beneficiado de un fideicomiso que Williams abrió en 2009, según el portal TMZ..

Actualmente se puede ver en Caracas Un loco suelto en Nueva York, como parte del Festival de Cine Independiente USA 2014, pero aún faltan por estrenarse filmes que están en postproducción como Merry Friggin' Christmas, Absolutely Anything y la próxima entrega de Una noche en el museo. Estaba previsto que participara en la segunda parte de Papá por siempre.


El Dato
Los lectores de El Nacional, en una encuesta realizada en redes sociales, eligieron a Mrs. Doubtfire como el personaje que más recuerdan de Robin Williams: un padre que se disfraza de ama de llaves para estar cerca de sus hijos en Papá por siempre.


Artistas lamentaron su fallecimiento
María Conchita Alonso trabajó con Robin Williams en la película Un ruso en Nueva York (1984), sobre las vivencias de un músico de Moscú en la ciudad estadounidense. “No me sorprende la noticia. Era una persona demasiado buena para este mundo. Tenía una sensibilidad impresionante. Era un genio de la comedia. Usaba las locuras para esconder su timidez”, dijo la actriz en el programa Al rojo vivo.

El presidente Barack Obama también se refirió a la muerte del actor de películas como Jack y Patch Adams. “Llegó a nuestras vidas como un extraterrestre, pero terminó tocando cada elemento del espíritu humano”, escribió el gobernante en un comunicado.

En 15 horas la muerte del intérprete generó 7 millones de mensajes por Twitter, red social por la que expresaron su pesar personas como Steven Spielberg, Billy Cristal, Kelly Osbourne, Katy Perry, Alfonso Cuarón, Danny DeVito, Ben Stiller y Andre Agassi.