• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Roberto Mata pone rostro a las víctimas de la violencia

El fotógrafo comenzó a desarrollar una serie con los testimonios de quienes han sufrido las consecuencias de la represión que se ha registrado en el país desde el mes pasado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dicen que la creatividad suele ser la mejor herramienta contra la censura y la desinformación. A través de ese ejercicio, sin planificarlo demasiado, Roberto Mata ideó una propuesta que, aunque no pretende ser una fuente de noticias, reúne una serie de testimonios de las víctimas de la violencia durante el último mes de manifestaciones en el país.

Todo empezó el 12 de febrero, fecha en la que a propósito del Día de la Juventud se organizó una gran marcha en Caracas que terminó en tragedia con la muerte de Bassil da Costa, Juan Montoya y Roberto Redman. El fotógrafo y director de la escuela de fotografía homónima fue uno de los participantes de la manifestación, incluso llegó a la sede del Ministerio Público, pero no estuvo cuando se desencadenaron los hechos. Sin embargo, se enteró más tarde por amigos y por las redes sociales.

Ante el cerco de los medios, Mata sintió la necesidad de hacer algo. “No es que yo me sienta con una responsabilidad detrás de la noticia, pero creo que todos en este momento necesitamos aportar algo al país y esta fue la manera que encontré. Yo no sé hacer fotos de reporterismo gráfico, en medio de las bombas y de los guardias nacionales, porque nunca me entrené en esa área. Pero soy retratista, así que mediante ese lenguaje podía recoger los testimonios de las víctimas para que fuesen recordados por sus nombres y apellidos, no solo como un número, porque los venezolanos somos de memoria frágil”, dice.  

La gran base de datos que tiene gracias a la escuela de fotografía que dirige desde hace más de dos décadas le permitió contactar rápidamente a algunas de las primeras víctimas. Esther, exalumna del taller, era una de ellas. Se acercó a la joven para conocer su historia y retratarla con la cámara del celular. “Un retrato acompañado de un texto, así comenzó todo. Me parecía que uno complementaba a otro. En Prodavinci me contactaron y me dijeron que era un material estupendo para el blog que tengo allí. Ahora en esa página están publicadas 14 de las 20 fotografías que he tomado. Yo siento que no estoy haciendo nada extraordinario, solo le pongo caras a las víctimas del conflicto”, indica.

Mata asegura que está asombrado por el temple de las personas que ha retratado. Todos han querido participar en la propuesta: “Aunque el miedo existe, ellos quieren dar la cara. De todos los testimonios, solo uno tiene el nombre modificado porque quiso proteger su identidad. Me parece un acto de valentía que quieran contar su historia: el papá de Roberto Redman, el de Geraldine Moreno, el fotógrafo Gabriel Osorio… Todos merecen mis respetos por su entereza. Yo, en cambio, confieso que estoy de a toque, supercargado, no sé cómo lo hacen, por todo lo que he escuchado de ellos estoy hecho trizas”.

Desde que la gente conoció la iniciativa, Mata no ha dejado de recibir llamadas de otras víctimas que quieren que sus vivencias queden registradas. Una exalumna de la escuela que vive en Estados Unidos también quiso sumarse a la propuesta y ha subido las imágenes del fotógrafo con los textos en inglés en el blog antipatrioticvenezuelan.blogspot.com.

“Terminaré la serie cuando cese el conflicto, mientras tanto seguiré registrando lo que pasa. No soy periodista, solo me doy una licencia para acompañar los retratos con esas vivencias tan duras. Como anécdota puedo contar lo que me pasó en el registro de uno de los casos: conversé durante una hora con esa persona, apagué el grabador y me iba a despedir cuando me di cuenta de que se me había olvidado hacer la foto. ¡Llevo 20 años haciendo esto y se me pasó por completo! Estaba absolutamente inmerso en su historia”, relata Mata.