• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La obra de Roberto Bolaño trasciende a 10 años de haber escrito su última palabra

El 24 de mayo el narrador nacido en Santiago de Chile habría cumplido 60 años de edad | FOTO ARCHIVO

El 24 de mayo el narrador nacido en Santiago de Chile habría cumplido 60 años de edad | FOTO ARCHIVO

El autor de Putas asesinas marcó un antes y un después en la literatura en castellano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Roberto Bolaño murió sin saber que su nombre se convertiría en un hito de la literatura latinoamericana. Había probado las mieles ya, claro, no sólo porque con Los detectives salvajes ganó en 1998 el Premio Herralde de Novela y en 1999 el Rómulo Gallegos, sino porque para el año de su fallecimiento, acaecido un día como hoy de 2003, era un escritor admirado por las nuevas generaciones. Por eso se han hecho legendarias las historias del encuentro de Sevilla de 2003 –que representó también su última aparición en público–, donde ocupó la atención de los autores más jóvenes de la patria de la Ñ: se le vio charlando de libros, recomendando lecturas e, incluso, haciendo chistes.

La obsesión con Bolaño pudo haber sido pasajera, como pasa con la mayoría de los escritores de culto que ponen de moda ciertos grupos intelectuales o los que posan como tales, si no fuera porque también la crítica, tanto la hispanohablante como la anglosajona, reconoce que en la obra del escritor de 2666 se encuentra la cristalización de la tradición literaria latinoamericana y se observa a un digno sucesor de los universos oníricos de Jorge Luis Borges y del estilo lúdico de Julio Cortázar. Por eso se convirtió en un autor referencial, a tal punto que no puede comprenderse en toda su extensión la forma cosmopolita y liberada del boom en que se escribe ahora si no se pasa primero por la narrativa y la poesía del autor chileno, que decía haber escapado “de milagro” de la dictadura de Pinochet.


En el país. Para el crítico literario Diómedes Cordero, la influencia de Bolaño en la literatura venezolana es prácticamente inexistente. “Quizás sea de esos autores imposibles de reescribir, como dice César Aira de los monstruos: son irrepetibles. Tal vez, el uso que hace Rodrigo Blanco de la literatura para construir la poética de sus cuentos, la variante del uso del porno como procedimiento narrativo en La culpa es del porno de Carolina Lozada, y la biografía literaria de ‘Adán y Oto, siameses’, relato de La senda de los diálogos perdidos de Mario Morenza, según el modelo de La literatura nazi en América, puedan ser considerados como prácticas intertextuales derivadas de la obra de Bolaño”, rescata.

Blanco Calderón, autor de Estrella distante, Las rayas y Los invencibles, cree que el chileno ha sido un autor clave para la narrativa en español. “La figura del artista adolescente, o del joven poeta como protagonista, para mí ha sido importante. El tratamiento de la literatura como una experiencia peligrosa, en la que se arriesga la vida, ha marcado los temas de muchos autores latinoamericanos”, explica antes de hablar de la influencia que ha tenido en las letras nacionales, evidente en la obra de escritores como Salvador Fleján, quien tiene un relato titulado “Miniaturas salvajes” –incluido en el libro de cuentos homónimo–, en el que narra las peripecias de Bolaño en Caracas cuando recibió el Premio Rómulo Gallegos. “En mi cuento ‘Los invencibles’ coloco como epígrafe una frase de Bolaño que anticipa el tono del relato, marcadamente ‘bolañesco’. Eloi Yagüe le dedicó su novela Cuando amas debes partir y el libro de Fernando Cifuentes Jóvenes cuentistas muertos es un homenaje narrativo abierto al autor de La literatura nazi en América. Semejante influencia se ve también en los dos primeros compendios de cuentos de Carlos Ávila”.


Celebración de un legado

El décimo aniversario de la muerte de Roberto Bolaño se recordó ayer con actos en Chile, debates en las calles mexicanas que forjaron su mundo literario y exposiciones en Barcelona, España, la ciudad donde vivió su madurez narrativa. El primer homenaje fue con ocasión de la presentación en marzo del Archivo Bolaño (1977-2003) –que recoge los materiales escritos y gráficos que conservó Carolina López, su viuda–, celebrada en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. La muestra es itinerante. También en Blanes, donde residió por varios años, se le han rendido diversos tributos. Hoy la Pontificia Universidad Católica de Chile le dedica una ceremonia, al igual que lo hará Casa de América, en Madrid. En México, las editoriales Anagrama y Almadía organizaron charlas para promocionar tanto los libros escritos por Bolaño como los que analizan su obra.