• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La animación de Rio vuelve más latina con Rita Moreno y Andy García

El actor estadounidense de origen cubano Andy García / EFE

El actor estadounidense de origen cubano Andy García / EFE

La puertorriqueña Moreno, ganadora del Óscar por su papel en "West Side Story" en 1961, se encarga de dar son a la tía Mimi, mientras que Andy García pone voz a otro guacamayo, Eduardo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de llevar a Carlinhos Brown a las puertas del Óscar con la primera parte, la cinta de animación "Rio", dirigida por el brasileño Carlos Saldanha, viaja en su secuela al Amazonas, donde los nuevos guacamayos azules hablan nada más y nada menos que con las voces de Rita Moreno y Andy García.

"Es increíble. Tenía en la misma película a dos personas que realmente admiraba y me inspiraban, como Andy García y Rita Moreno. Trabajar juntos ha sido un gran honor", explica a Efe Saldanha, quien presentó en Nueva York un avance de "Rio 2" antes de su estreno en salas el 11 de abril.

La puertorriqueña Moreno, ganadora del Óscar por su papel en "West Side Story" en 1961, se encarga de dar son a la tía Mimi, mientras que Andy García pone voz a otro guacamayo, Eduardo, sumándose a un elenco de lujo encabezado por Jesse Eisenberg (Blu, el protagonista), ya casado con Jewel (Anne Hathaway), y de nuevo con Rodrigo Santoro en el reparto.

Saldanha solo tiene palabras de agradecimiento para Moreno. "No la había conocido personalmente y pensaba que iba a llevar tiempo trabajar con ella, pero tiene tanta energía y tan buena... Sabía perfectamente lo que tenía que hacer y cómo hacerlo. Tiene 82 años pero el corazón de una chica de 15 años a punto de explotar", resume.

Para este realizador brasileño, que había trabajado en toda la saga de "Ice Age" y que cumplió su sueño de hacer un filme sobre Brasil para el mundo entero en la primera parte de "Rio", la película supone "un viaje más maduro" en todos los personajes.

Blu, tras su traslado de Estados Unidos a Brasil para encontrarse con los de su especie, viaja ahora al Amazonas para reunirse con una colonia de especímenes de su raza en peligro de extinción que acaba de ser descubierta y entre la que se encuentra su suegro, ante el que tendrá que demostrar su "hombría" guacamaya.

"La primera película era sobre todo un viaje personal de Blu desde Minesota a Río y buscar su corazón allí. Esta tiene más elementos, más capas. Hablamos de dinámicas de familia, con el suegro y los niños, de las relaciones personales... es todo un viaje emocional", afirma Saldanha.

Pero además del ascenso argumental, la película vuela alto con el reto técnico de crear el alucinante paisaje amazónico en todo su esplendor.

"En la primera era un gran reto recrear la ciudad. Ahora ya la teníamos creada, pero lo difícil era recrear el Amazonas. La escala de los árboles, de la selva, ríos, rápidos, cascadas, plantas, animales... pusimos mucho esfuerzo en hacerlo lo más auténtico, grande y divertido posible", asegura.

Como en toda película de animación que se precie, uno de los factores definitivos ha sido la música. En la primera parte, Carlinhos Brown era el maestro musical, y aquí, aunque todavía presente, cede puesto a otras figuras de la música.

Janelle Monae abre la película con "What is Love", canción que ambienta la fiesta del Año Nuevo en Rio, pero sobre todo destaca Bruno Mars, que además de cantar pone voz y carácter a Roberto, el galán que hace sentir a Blu un guacamayo muy poco salvaje.

"Quería cantantes que conocieran bien la música de Brasil. A Janelle la conocí directamente allí y era un gran amante de la samba y la bossa nova. Y a Bruno lo vi en el Saturday Night Live y me pareció tan gracioso que adaptamos el personaje a él. En principio iba a ser para alguien con la voz más profunda, más tipo 'crooner'", asegura.

Y así, Saldanha se siente orgulloso de haber sido capaz de reunir a tantas estrellas (cabría señalar todavía a George Lopez, John Leguizamo, Jamie Foxx y Leslie Mann) para el que era un proyecto muy personal, un ejercicio de nostalgia al país que dejó hace 23 años.

"Llevo casi más tiempo en Estados Unidos que en Brasil. Mi carrera profesional la he hecho toda aquí. Esta era la primera película en la que yo podía aportar algo más mío. El reto era como director compatibilizarlo o con la audiencia mundial, que quizá nunca ha estado en Brasil o que no está familiarizada con nuestra música y nuestros colores", explica.

Después de los 480 millones de dólares recaudados en la primera parte, parece que lo consiguió. ¿Habrá tercera parte? "Estoy abierto, pero todavía estoy cerrando esta. ¡Ya veremos!", concluye.