• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ricardo Arjona recorrió su discografía en ferrocarril

El intérprete interactuó con el público durante las dos horas de concierto/ Foto: RAÚL ROMERO

El intérprete interactuó con el público durante las dos horas de concierto/ Foto: RAÚL ROMERO

A pesar del precio de las entradas, miles de personas asistieron el Poliedro de Caracas para disfrutar el concierto del cantante guatemalteco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Yo la invito, bonita. La espero en el concierto”, respondió Ricardo Arjona a una fanática venezolana que le hizo saber a través de Twitter que no podía ir a ver su presentación porque “plata no hay”.

Entre 7.000 y 33.000 bolívares costaban las entradas para el espectáculo que ofreció el sábado en Caracas. Sin embargo, eso no fue impedimento para que el Poliedro se llenara de espectadores que quisieron formar parte del Viaje tour del cantante guatemalteco.

Arjona no se hizo esperar demasiado. Sin teloneros y con solo media hora de retraso se empezó a escuchar el sonido de un tren a las 8:30 de la noche. En la pantalla central apareció un vagón que abrió sus puertas para dejar en la “Estación Caracas” a la banda del cantante, quien empezó a entonar “A la Luna en bicicleta” sin haber aparecido todavía en el escenario.

A mitad de la canción apareció el artista sobre una bicicleta estática, lo que desató el rugido ensordecedor de los asistentes, que lo siguieron en los coros de “El problema” y “Acompáñame a estar solo”.

“No ha sido fácil para nadie estar esta noche aquí. Afuera siguen pasando cosas que nos gustan y algunas no. Estamos aquí para desintoxicarnos. Lo poco que queda de mí es de ustedes”, expresó el músico luego de cantar algunos fragmentos de “Dime que no” y “Cuándo”.

Mientras interpretaba sus temas, el escenario se convertía en el vitral de una estación de tren, a través del cual se veían las imágenes de apoyo. La más recurrente fue la de un ferrocarril que transportaba las letras de sus canciones a lo largo del viaje musical que duró dos horas.

El cantante aprovechó el concierto para hacer gala de su buen sentido del humor. Entre canción y canción contaba alguna anécdota como si estuviera haciendo un stand up comedy. Cuando interpretó “Cavernícolas” enseñó al público a reconocer cuánto tiempo de relación tiene una pareja solo viendo la distancia que colocan entre sí en un banquillo.

“No debería cantar más este tema, porque la dama a la que se lo escribí ya tiene 114 años y yo digo que soy 10 años menor”, bromeó antes de que se oyeran las primeras notas de “Señora de las cuatro décadas”, el momento cumbre de la noche. Luego de leer muchas de las pancartas que estaban en el público, Arjona decidió invitar al escenario a Gloria, la dueña de una gigantografía de su cédula de identidad en la que constaba que tenía 47 años de edad.

Otra de las asistentes que compartió escena con el artista fue Majo, una guitarrista de 18 años de edad que viajó desde San Cristóbal para entregarle unos demos. “Ya estuviste en bus no sé cuántas horas para llegar hasta acá, toca con nosotros”, le dijo Arjona. La joven mostró dominio del instrumento durante “Te quiero”.

El público se unió en una sola voz para interpretar “Te conozco”. El cantautor dejó que los asistentes la corearan a todo pulmón. Continuó con “Sin daños a terceros” y luego con “Lo poco que tengo”, momento en el que se proyectó un video en el que participa la animadora venezolana Norelys Rodríguez. El guatemalteco saludó a la modelo, que estaba en primera fila.

Arjona se despidió luego de “Fuiste tú”. Pero volvió al escenario para complacer peticiones del público con los temas que quedaron pendientes. Cerró el concierto con “Mujeres”.

“¡Arjona es otra cosa en vivo!”, se le escuchó decir con satisfacción a uno de los asistentes que reconoció haber ido al concierto “solo para acompañar a una amiga”.

El tour por Venezuela continuará mañana en Barquisimeto y el jueves en Maturín.