• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Reelecto y lúcido para mandar en Hollywood

Sólo un magnicidio, al parecer, impedirá que Daniel Day-Lewis sea el primer actor de la historia que gana tres veces esta categoría, por encima de Marlon Brando, Tom Hanks y Jack Nicholson

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Daniel Day-Lewis

Es un “intenso” de la industria: actor de una técnica prácticamente perfecta, selecciona con extremo cuidado el valor artístico de cada película en la que va a participar y la única vez que intentó hacer una cinta menos trágica de las que acostumbra, el musical Nine: una vida de pasión (2009), fracasó también de manera grandiosa. Inglés de nacimiento, irlandés de temperamento, en Lincoln es difícil distinguir qué le hace el ganador casi seguro de su tercer Oscar de Actor Principal (las casas de apuestas en Internet le dan 95% o más probabilidades de triunfo), algo que no ha conseguido nadie: si la interpretación en sí o el aura de Abraham Lincoln, el ex presidente de Estados Unidos más parecido a un héroe de Hollywood. La caracterización es tan asombrosa que Day-Lewis, que leyó un centenar de biografías, tiene casi hasta la misma edad (55 años) que Lincoln cuando murió. Se bañó de oro antes por Mi pie izquierdo, en 1990, y Petróleo sangriento, en 2008.

 

Hugh Jackman

Cuando se estrene el musical Los miserables en Venezuela, el más reciente Jean Valjean será irreconocible para los fanáticos que le adoran por sus cuñas de té frío en la televisión, su virilmente peludo Wolverine en la saga X-Men o su recordada actuación como anfitrión del Oscar en 2009. Su aspecto, sobre todo en las primeras escenas, es verdaderamente miserable. Sin embargo, se defiende cantando. Por eso el guapo australiano compite por primera vez por una estatuilla. Aunque los apostadores sólo le dan entre 5 y 10 posibilidades de victoria.

 

Joaquin Phoenix

La interpretación de 2012 más admirada por especialistas como Juan Carlos Arciniegas, de CNN, parte con pocas posibilidades de éxito (no más de 4% de opciones de estatuilla, según las casas de apuestas), aunque vuelve a poner en la jugada a otro “intenso” de la industria, con el que más vale no encontrarse si amanece malhumorado. Sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial con adicciones al sexo y al alcohol, su Freddie Quell se abraza a la causa de una secta (¿la cienciología?) en The Master, relativamente ignorada por el Oscar.

 

Bradley Cooper

Saltar de una cinta como Qué pasó ayer a una nominación al Oscar ya es un éxito. Es la primera vez que el elegido “hombre vivo más sexy” en 2011 por la revista estadounidense People es considerado para premios “serios”: el favor se lo debe a Patrizio “Pat” Solitano, hijo, nacido en Filadelfia al igual que él y bipolar obsesionado patológicamente por su ex en la comedia romántica Los juegos del destino. A la interpretación de Pat, que hace ejercicio envuelto en una bolsa de basura, los apostadores le dan menos de 2% de posibilidades de triunfo.

 

Denzel Washington

Siempre es un duro del Oscar, de hecho se llevó dos para su casa (uno como Actor de Reparto por Gloria en 1990 y otro como Actor Principal por Día de entrenamiento en 2002), aunque en 2013 llega a la ceremonia con plomo en el ala. Flight, la película en la que hace del capitán William “Whip” Whitaker, piloto de avión con problemas de drogas y alcohol, no ha recibido demasiada publicidad. Es uno de los tres actores negros que ha ganado esta categoría, junto con Sydney Poitier y Jamie Foxx, pero los apostadores tampoco le ven más de 2% de chance.