• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Redes sociales compensaron disparidad en campaña electoral

Redes sociales

Redes sociales

Los analistas comunicacionales Antonio Pasquali, Elizabeth Safar, Óscar Lucien y Carlos Delgado Flores reflexionan acerca de una candidatura opositora que sobrepasó los 7 millones de votos a pesar de contar con ventanas mínimas de exposición en la televisión abierta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un vistazo a la recién estrenada Televisión Digital Abierta es elocuente: es una plataforma para 7 canales del Estado y no figura Globovisión, que prácticamente fue la única ventana por la que Henrique Capriles Radonski pudo hacer llegar de manera consistente su mensaje en la brevísima y recién terminada campaña por la Presidencia. Igual, la oposición, como mínimo, superó los 7,2 millones de votos. ¿Ha cambiado el peso relativo de los medios radioeléctricos tradicionales en las elecciones? ¿Es la hora de las redes sociales? Los expertos todavía no lo ven tan claro.
“Los medios siguen conservando, estadísticamente, su poder de persuasión. Pero el concepto de ‘ventana única’ ha sido relativizado por la digitalización”, sostiene el comunicólogo Antonio Pasquali. “Lo que está en la red llega ahora a todas partes. Se han perdido los límites otrora impuestos por la onda empleada, la potencia del emisor o las restricciones en la concesión. Lo mismo dígase de la prensa y la radio. Y esto sin contar con las preferencias del usuario. En los hechos, Globovisión, bien conducida, pudo tanto o más que el farragoso imperio mediático-hegemónico del chavismo: a Capriles no le faltó medio, su mensaje pasó hasta mejor que el de la acera de enfrente, y estoy archiseguro de que hubo muchísimos más chavistas sintonizando Globovisión que opositores VTV”, considera.
“Dos elementos importantes determinaron el incremento de los seguidores de Capriles Radonski: el primero fue el llamado cara a cara y el otro fue la web 2.0”, no vacila el cineasta e investigador Óscar Lucien, que agregó: “Las redes sociales permiten que cada persona sea un emisor y hubo mucha interactividad, pues en este país existen, por ejemplo, altos índices de consumo de celulares de última generación. La web 2.0 produjo una sinergia entre medios radioléctricos y redes sociales, a través de la forma viral en la que puede producir y retransmitir ciertos mensajes. Allí está el caso de los micros de Ciudadanía Activa, que el Centro Nacional Electoral prohibió transmitir y en poco tiempo consiguieron más de 250.000 visitas”.
Para la experta comunicacional Elizabeth Safar, en la campaña que antecedió al 14 de abril hubo de todo un poco: impacto de las redes sociales, insatisfacción de las necesidades de la población y abuso de una posición dominante: “Una de las muchas preguntas que tenemos que formularnos es: ¿a qué medios se expone la gente joven? No sólo televisión, sino radio, Twitter, mensajes de texto e Internet en general. Se le dijo que no al autoritarismo y quedó al desnudo el descontento que hay dentro del chavismo. Me preocupa que no se le haya prestado la suficiente atención al hecho gravísimo de que el Estado pueda tumbar la banda ancha de Internet, sobre todo en una noche del domingo en la que se transmitían datos electorales”.
“Fue más importante la plataforma comunicacional en redes sociales de Capriles Radonski que su plataforma en los medios tradicionales”, asevera el semiólogo Carlos Delgado Flores. “Que tenga ahora 1 millón de votos provenientes del oficialismo no tiene que ver con los medios sino con la conversación de redes: hay una correlación positiva entre el nivel de acceso de información, el tipo de información política y el tipo del elector venezolano que es racional, no emocional. Lo interesante de las redes es el tipo de ciudadano que está conversando, más que lo que se está diciendo a través de ellas”. Para Antonio Pasquali, las redes, el correo electrónico y la telefonía móvil jugaron un papel importante el 14-A, pero todavía menor: “Introducen una amable barahúnda en la que no siempre es fácil distinguir el grano del afrecho”.