• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Realeza sentimental de un país sin monarquía

Corona del concurso del Miss Venezuela / Omar Véliz

Corona del concurso del Miss Venezuela / Omar Véliz

Hace 61 años se inició una estirpe de belleza femenina que se consolidó como parte de la idiosincrasia de una nación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La belleza de la mujer venezolana es una de las famas de las que presume el país. En las estadísticas está la clave del engreído estigma: del concurso Miss Venezuela han surgido 60 reinas nacionales, 6 universales, 6 mundiales y muchas otras que se abrieron paso en el modelaje, la actuación y la animación.

Todo comenzó el 7 de junio de 1952 cuando Sofía Silva Inserri, luego de viajar desde Tumeremo, estado Bolívar, hasta el Valle Arriba Golf Club, en Caracas, se alzó con la corona.

Con su cara redonda, sus cachetes rellenos y sus 1,63 metros de estatura derrotó a otras 13 contrincantes y enfrentó la crítica de la Juventud Católica Venezolana por desfilar en traje de baño. La guayanesa es la precursora de un linaje ficticio, cuya última heredera es María Gabriela Isler.

En la historia del concurso destacan las dobles coronaciones en 1969 y 1976 de las primeras finalistas Marzia Piazza y Judith Castillo ­después de las abdicaciones de María José Yellici y Elluz Peraza, respectivamente­ que compensaron las cancelaciones del certamen en los años 1954 y 1959 debido a que la llegada dictadura y el posterior derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez atemorizaron a los patrocinantes.

Modelo de belleza. A finales de la década de los setenta las misses tuvieron que ser más altas. Paradójico, porque anteriormente por lo menos una docena de mujeres que lograron la corona no alcanzaban los 1,70 metros, un detalle que, en el presente, les hubiera privado de participar en el concurso pues Osmel Sousa, zar y ojo calificador no las aceptaría.

De esa época, Maritza Sayalero fue, en 1979, la última monarca en medir menos de 1,75 metros (hecho que repitió Alicia Machado en 1995). Desde hace 20 años nadie ha podido quitarle el récord a Minorka Mercado (1993) de ser la ganadora más alta (1,86 metros).

En lo que se refiere a rasgos como la piel, los ojos y el cabello en el cuadro de ganadoras se mezclan las características de las razas presentes en el país: Gisela Bolaños fue la primera Miss Venezuela rubia de ojos verdes, y Carolina Indriago fue la primera ganadora negra.

También al margen del concurso se han registrado tragedias: en 1980 se coronó María Xavier "Maye" Brandt, quien acabó con su vida dos años más tarde al dispararse en la cabeza con un arma que le ofrendó la Policía Metropolitana durante su reinado.

Seguir el ejemplo. Algunas participantes buscan, a veces con éxito, que el abolengo sea consanguíneo: Mercedes Revenga y Bella La Rosa son las únicas hermanas que han sido Miss Venezuela; en 1988 concursó Emma Rabbe (primera finalista) y en 1992 su hermana Giza le siguió los pasos, aunque sin mayor gloria. Patricia Cerruti, Miss Apure 1983 y primera finalista, es hija de la primera Miss Mundo, Susana Duijm; sin embargo, no alcanzó la victoria en el certamen internacional. Dayana Maltese, Miss Anzoátegui 1992, es hija de Nancy González, Miss Anzoátegui 1965 y primera finalista.

También madres o hijas de artistas han desfilado en los escenarios del Miss Venezuela.

Son los casos de Ida Margarita Pieri, madre de la actriz Dad Dáger; y de Mercedes Wanderlinder, Miss Bolívar 1993, hija de la cantante Estelita del Llano.

Con el transcurrir del tiempo, el certamen de belleza se convirtió en una industria de entretenimiento que fabrica actrices y animadoras que, en su mayoría, logran hacer carrera en la televisión y permanecen por años ante las miradas incansables de sus admiradores.