• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Rafael Sylva Moreno: “Estoy vivo y activo gracias al programa”

“Muchos creen que yo invento los programas, pero todo lo que sale en Nuestro insólito universo ha sido publicado”, dice Rafael Sylva | FOTO MANUEL SARDÁ

“Muchos creen que yo invento los programas, pero todo lo que sale en Nuestro insólito universo ha sido publicado”, dice Rafael Sylva | FOTO MANUEL SARDÁ

El creador de Nuestro insólito universo celebra 45 años del espacio radial y agradece el éxito a los oyentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rafael Sylva Moreno se excusa en varias ocasiones porque desvía la conversación hacia otros temas. Le gusta hablar, contar anécdotas y recordar episodios de su vida. A los 87 años de edad goza de una memoria y una agilidad mental que puede generar envidia a cualquier persona.

La buena salud física también lo acompaña y eso lo agradece. Sin necesidad de chofer o acompañante, el creador del micro Nuestro insólito universo conduce su carro por la ciudad de Caracas. “Cuando llego a la emisora la gente se queda loca. Recuerdo en una ocasión que un locutor me dijo: ¡Usted está bebiendo algún tipo de brebaje, dígame la verdad! Pero lo cierto es que hago lo que me gusta, ese es el secreto. Creo que estoy vivo y activo gracias al programa”, expresa el responsable de uno de los espacios de radio más longevos del país.

El 4 de agosto la producción celebró 45 años al aire. El escritor, productor y musicalizador se siente bendecido por el resultado y la respuesta del público. “A muchas personas les parece increíble que un programa pueda durar tanto tiempo ininterrumpido. Pero todo es gracias a los radioescuchas que nos apoyaron desde un principio. Nuestro insólito universo era una novedad cuando nació en Radio Nacional. A lo largo de los años se consolidó y se escucha en todo el país a través del Circuito Unión Radio. Hemos vencido hasta la competencia. Aunque hubo varios intentos de hacer algo parecido, ninguno tenía nuestra arma secreta: la voz de Porfirio Torres”.

Sylva Moreno, que trabajó en la agencia publicitaria McCann Erickson, señala que hasta la fecha se han escrito y producido 6.750 programas: “Algunos contenidos han perdido vigencia. Lamentablemente, no los conservo todos porque algunos se han dañado. En una ocasión la emisora donde los grababa se inundó y se perdieron más de 300. La Biblioteca Nacional tiene una donación que hice de 1.300 micros. Mucha gente me ha preguntado dónde puede buscarlos, incluso están interesados en escuchar los primeros 100 que grabé”.

El creativo dice que la principal fuente de casos para los micros son los propios oyentes, los amigos e Internet. Todas las mañanas, desde muy temprano, se sienta al frente de su computadora a leer los correos y revisar las páginas de periódicos. “Soy un verdadero adicto a la lectura. Ahora con la tecnología todo es más accesible y consigo una cantidad de noticias insólitas, como lo del avión de Malasya Airlines que se perdió. Tengo entre 500 y 600 casos por procesar. Hay cosas que no puedo utilizar porque no están apoyadas por testimonios. Mucha gente piensa que yo invento los programas, pero todo lo que sale en Nuestro insólito universo ha sido publicado”.

Aunque en cada episodio se aborda un caso sobrenatural, Sylva Moreno asegura que no es supersticioso. “La gente que oye atentamente el espacio se da cuenta de que los casos atentan contra toda credibilidad y que yo no suscribo que eso sea real. Es más, soy un enemigo acérrimo de unos programas en televisión por cable que dicen que todo lo que existe en la Tierra fue creado por extraterrestres”.

Afirma que los seguidores de la producción han sido fieles y exigentes. Muchos, incluso, han transmitido a sus hijos la costumbre de oír los micros. “Hay gente que se reúne para escucharlos. En el extranjero lo siguen por Internet. Me dicen que les da una gran nostalgia. Aunque no todo lo que me expresan es bonito. Muchos radioescuchas se ponen furiosos cuando toco temas que nos le gustan, son críticos. Pero eso es lo grandioso de hacer esto, somos una gran familia”.