• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Quiero darle un perfil al Centro Cultural Chacao”

"La ciudad debe transformarse en un espacio de encuentro, de gozo. Cuando alguien es expuesto al hecho cultural se transforma para siempre", indicó Urdaneta  | Foto: Nelson Castro

"La ciudad debe transformarse en un espacio de encuentro, de gozo. Cuando alguien es expuesto al hecho cultural se transforma para siempre", indicó Urdaneta | Foto: Nelson Castro

La gestora cree que es importante trabajar en la ciudad en pro de la cultura a pesar de las diferencias ideológicas. Planea incluir este año el género ópera en la programación del teatro y aumentar la duración de las temporadas de las obras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Claudia Urdaneta dice que tomó la decisión en 15 minutos. Después de ese breve tiempo de reflexión, de poner en una balanza todas las actividades en las que está comprometida, la magíster en Administración de Artes Escénicas graduada en la Universidad de Nueva York aceptó ser la nueva presidente del Centro Cultural Chacao. Recuerda que lo primero que hizo fue dar gracias a Dios y después al alcalde Ramón Muchacho.

Los primeros días, la politóloga de profesión no daba entrevistas en persona porque ni siquiera había estado en su nueva oficina. Ya con unas semanas en el cargo se siente en capacidad de anunciar los planes que tiene para la institución. Durante la conversación su teléfono no para de sonar.

Seguirá en el equipo de Danza Hoy junto con sus hermanas Luz y Adriana Urdaneta, por ser algo que lleva en la sangre, dice. Apoyará el Festival Internacional de Teatro de Caracas, aunque ya no estará en la dirección ejecutiva. "Me gustan los retos y el trabajo. Soy un caballo de batalla", asegura con una gran sonrisa. 

—¿Cómo evalúa la anterior gestión y cómo perfila la suya? 

—Aquí hubo un trabajo sólido, eso hay que reconocerlo. Diana López llevó adelante el centro cultural y Cultura Chacao al mismo tiempo. Ahora nosotros vamos a trabajar en una programación con temporadas de teatro más o menos fijas a lo largo del año. Quiero que en este lugar tengan vida todos los géneros de expresión artística. Quiero darle coherencia a la programación para que se pueda sentir cuál es su perfil.

—¿Cómo será ese nuevo perfil del Centro Cultural Chacao?

—Incluirá tanto a representantes establecidos de la cultura como a los emergentes. Podemos tener teatro de autor, pero al mismo tiempo teatro que sirva para generar fondos propios, sin dejar de lado la calidad.    

—Entonces, ¿cómo será la programación de este año?

—En principio vamos a trabajar una programación infantil para los meses de agosto y septiembre. Queremos vincular las escuelas al centro, que haya actividades vacacionales para los niños y en paralelo algunas para adultos. También estamos planificando una temporada de ópera, que no se ha hecho acá antes. Pensamos mover una parte de las sillas de la platea para tener el foso de la orquesta allí.

—Se critica que las temporadas en el Teatro Chacao duran pocas semanas… 

—Estoy planteando que, al menos, las temporadas de las obras de teatro tengan mayor permanencia en cartelera. Pero hay que tomar en cuenta que debemos darle cabida a muchos géneros en un año. Eso sí, vamos a reforzar el tema de las convocatorias. Tenemos que ver cómo vamos a motivar a la audiencia. 526 butacas es un aforo muy bueno, pero retador al mismo tiempo.

—¿La crisis económica que atraviesa el país se verá reflejada en el precio de las entradas?

—Empecemos porque no hay papel y la impresión de los boletos es más costosa. Nosotros vamos a tratar de contener el alza de precios. Estamos trabajando para que las entradas no afecten el ya lastimado bolsillo del venezolano. Se necesitan recursos para producir, pero no podemos hacerlo en detrimento del público.

—Pareciera que el alcalde Ramón Muchacho quiere un Chacao más municipal que metropolitano… ¿Afecta eso en algo las actividades del centro cultural?

—No sé si sea eso lo que él quiere. Lo que yo he percibido es que este es un centro cultural de la ciudad que Chacao tiene el privilegio de tener. Fue construido con una voluntad de entender que la cultura es necesaria para el desarrollo del ser humano, para entrar en una dinámica distinta de entendimiento. Obviamente, también serán incluidas las actividades que desarrollan las instituciones que están aquí en la comunidad, pero nuestra convocatoria va a toda Caracas.  

—¿El Festival Internacional de Teatro de Caracas se reprogramó por la crisis?

—En principio, porque íbamos a tener dos festivales de teatro desarrollándose al mismo tiempo, aunque la fecha era tradicionalmente nuestra. Contamos con recursos limitados y el deterioro de nuestra moneda triplicó los costos. Además, está la dificultad que existe para comprar los pasajes de avión que requieren las compañías internacionales. El Festival de Teatro de Caracas que organiza la Alcaldía de Libertador hizo una alianza con el Festival Internacional de Teatro de Bogotá, como la que nosotros teníamos antes. El problema no es Colombia, aunque lamentamos que no se pusieron en contacto con nosotros para comunicarlo. El asunto es que podríamos hacerlo juntos y no cada quien por su lado.

—¿Se puede trabajar en pro de la cultura a pesar de las diferencias ideológicas?

—Se debería. El objetivo es darle la oportunidad a la ciudad de transformarse en un espacio de encuentro, de gozo. Cuando alguien es expuesto al hecho cultural se transforma para siempre.